McLaren: de mal en peor

HA ABANDONADO EN SEIS DE LAS OCHO VECES QUE HA PUESTO SU COCHE EN PISTA; | Alonso lleva cuatro de cuatro

Un reportaje de E. Oyarzabal - Lunes, 1 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Fernando Alonso, después de abandonar en Rusia.

Fernando Alonso, después de abandonar en Rusia. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Fernando Alonso, después de abandonar en Rusia.

HAY un dicho del que se nutren los pesimistas y que dice que cuando las cosas van mal, siempre pueden ir a peor. Aplicar esto a McLaren parecía imposible a tenor de las dos caóticas temporadas anteriores, cuando decidió la escudería aliarse con el suministrador de motores Honda, cuando Fernando Alonso se embarcaba en un novedoso y ambicioso proyecto deportivo. Pero sí, el presente aún puede ser peor que el pasado. De hecho, ceñidos a resultados, 2017 está siendo el más lamentable de los tres cursos.

A estas alturas, habiéndose celebrado cuatro carreras, en 2015, McLaren, con Alonso y Jenson Button al volante, había conseguido terminar cuatro pruebas de siete posibles, porque Alonso causó baja en la cita inaugural por el fuerte accidente sufrido en pretemporada. Un curso más tarde, después de agotar cuatro citas del calendario, la escudería británica había terminado cinco carreras de siete, porque nuevamente Alonso causó baja en una de ellas, pero además en dos de ellas inmersa en la zona de puntos.

El discurso siempre proyectaba luz sobre la esperanza. Se clamaba por la paciencia, por la espera de acontecimientos en forma de mejoras mecánicas. Sin embargo, 2017 está liquidando cualquier ilusión, porque está siendo la menos productiva de las tres temporadas en las que sobrevive la alianza McLaren-Honda. Después de cuatro carreras, con ocho opciones de ver la bandera de cuadros, solo dos han fructificado. Las ha protagonizado Stoffel Vandoorne, en Australia y Rusia -donde salía último tras ser penalizado por el quinto cambio de motor en lo que va de año-, pero sin puntuar. Respecto a Alonso, acumula cuatro abandonos de cuatro posibles.

El año pasado, por ejemplo, el asturiano acabó sexto en el Gran Premio de Rusia, donde ayer no pudo ni tomar la salida al quedarse su monoplaza parado por fallo en la unidad de potencia en la vuelta para la formación de la parrilla de salida. “Veré tranquilamente la carrera (por la televisión) y me tomaré un helado, porque hace mucho calor”, dijo Alonso tras bajarse del coche. Al menos el asturiano lo lleva con humor e ironía. Pero esto resulta más preocupante si cabe, porque cuando no hay fastidio, irritación, es que ya nada importa. El fracaso se lleva por dentro, está asumido. Cuando se está rendido como premisa, es complicado sacar la cabeza del oscuro pozo. La resignación solo puede ser sinónimo de fracaso. Es la dinámica de McLaren, que, por otro lado, anunció ayer que será proveedor de unidades de potencia de Sauber en 2018. “Si han cerrado un acuerdo creeran que es positivo para ellos”, opinó al respecto. Seguro que se le cruzaron demonios por su mente y debió contenerse para responder siendo políticamente correcto. 2017 ha mostrado que hay margen para engordar penurias. “Así es el deporte”, lamenta Alonso, que ríe por no llorar.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deportes

ir a Deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120