No es nuestra casa

con una actuación muy meritoria, el retabet bilbao basket evita que el morabanc andorra sentencie la pelea por el ‘play-off’ y desafía al único rival que le queda a resistir la presión

Roberto Calvo - Lunes, 1 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Ivan Buva trata de anotar bajo el aro ante la oposición de Oliver Stevic.

Ivan Buva trata de anotar bajo el aro ante la oposición de Oliver Stevic.

Galería Noticia

Ivan Buva trata de anotar bajo el aro ante la oposición de Oliver Stevic.

bilbao- El RETAbet Bilbao Basket ha sido un equipo de extremos esta temporada. Lo mismo ha defraudado cuando las expectativas han sido elevadas que ha triunfado cuando las cosas peor le pintaban. El ejemplo fue ayer. Los hombres de negro afrontaban el choque después de que el pesimismo se hubiera apoderado de su entorno tras las dos derrotas de la semana pasada que le dejaron en situación límite. Para colmo, poco antes del partido se supo que había que afrontarlo sin Tobias Borg, lesionado la víspera, lo que dejaba la rotación exterior aún más debilitada, no solo para ayer, sino para lo que queda de temporada, que son solo dos semanas.

Así estaban las cosas, con todo en contra porque, además, llegaba a Miribilla un equipo que sabía que si ganaba dejaba liquidada la pelea por el play-off y provocaba tres jornadas de trámite al Bilbao Basket. Suele ocurrir en estos casos que se hace de la escasez virtud y los jugadores de Carles Duran no permitieron que eso ocurriera, al menos en su casa, porque convirtieron una situación complicada en la gasolina que ahora mismo escasea en su depósito y en el último cuarto se llevaron por delante al Morabanc Andorra, que justificó su mala trayectoria como visitante y volvió a flaquear en la segunda parte cuando los bilbainos elevaron el nivel físico y también de acierto.

Porque durante todo el tramo del partido en el que al Bilbao Basket le faltaron puntos supo apretar filas en defensa y hacer llegar el balón a sus jugadores más atinados, como Buva, para sostenerse y evitar que los andorranos se escaparan. En la segunda parte, había que seguir madurando a un rival que sufre cuando le cierran los espacios y no puede correr a campo abierto. Shermadini es una referencia muy válida en el juego posicional, pero el Bilbao Basket consiguió que el Andorra lanzara muy por debajo de su media habitual en triples y, así, los de Joan Peñarroya no pudieron arropar a su decisivo pivot georgiano.

defender y meter No se sabe que fue antes si el huevo o la gallina, si el ataque o la defensa, a la hora de sumar triunfos, pero ayer los hombres de negro lograron combinar las dos cosas en el momento decisivo. Los 26 puntos anotados en del último cuarto son una marca destacable, más aún dadas las circunstancias. Con el desgaste acumulado, tuvo mucho mérito dejar al rival en 15 puntos, pero también abrir una brecha de once en ese cuarto definitivo metiendo los tiros decisivos, que es lo que cuenta en este deporte.

Lo hizo Jonathan Tabu, que no había estado atinado hasta ese tramo final. El belga, como Álex Mumbrú y Axel Hervelle, se hicieron el tipo de partido que se espera de las tres patas en las que se sujeta el Bilbao Basket ahora mismo. Por eso estuvieron sobre la cancha más de 28 minutos cada uno. La otra son todos los demás, cuya aportación también es necesaria, por supuesto, para seguir empujando hacia el play-off, que ahora vuelve a verse un poco más cerca. El Bilbao Basket y el Morabanc Andorra tienen calendarios muy duros, pero ahora, como dijo Salgado, puede pasar cualquier cosa porque cada uno de los tres rivales que ambos se van a encontrar se está jugando mucho.

Mientras hay vida hay esperanza, y a eso se aferra el Bilbao Basket que, con el triunfo de ayer, ha asegurado la undécima plaza. Con una derrota del Fuenlabrada en las tres últimas jornadas, se garantizará concluir esta agitado curso, al menos, en la misma décima plaza que la temporada pasada. Todavía se puede aspirar a más, lo que casi nadie esperaba ayer a eso del mediodía. El RETAbet Bilbao Basket se niega a tirar la toalla y quiere llevar el combate hasta el último asalto. A estas alturas, todo es una mera cuestión de supervivencia, de instinto para mantenerse en pie y jugar con la presión del desenlace.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120