Sufrido por uno de cada 10 niños

Un grito unánime contra el bullying

El colectivo Fu y la Fundación del FC Barcelona organizan un simposio contra el bullying, con el fin de elaborar un pacto de convivencia para todas las escuelas de Catalunya

Un reportaje de Uxue Razkin - Domingo, 30 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:04h

En el simposio contra el bullying se han oído testimonios de las víctimas de acoso escolar y reflexiones de expertos.

En el simposio contra el bullying se han oído testimonios de las víctimas de acoso escolar y reflexiones de expertos. (Fundación FC Barcelona)

Galería Noticia

En el simposio contra el bullying se han oído testimonios de las víctimas de acoso escolar y reflexiones de expertos.

uno de cada diez niños y niñas nota como el nudo se tensa en la garganta a las puertas de la escuela, nudo que rasga y hiere, pero que duele menos que las vejaciones que le esperan al otro lado. Uno de que cada diez está rodeado de gente y todavía así se siente solo. A uno de cada diez le han robado la voz. Uno de cada diez ya no sonríe, no tiene motivos;tiene miedo y se ve desamparado. Uno de cada diez ha conocido el infierno a una edad en la que solo pronunciarlo debería estar prohibido. Uno de cada diez necesita ayuda urgente. Uno de cada diez niños y niñas sufre bullying.

Ese es el mensaje que deportistas como Sergi Roberto, jugador del FC Barcelona, la también futbolista Marta Unzué y el jugador del FCB Lassa de baloncesto Pau Ribas han lanzado dentro de la campaña de sensibilización #contraelbullying, y que de manera paralela, la Fundación FC Barcelona y el Colectivo Fu han trabajado en un simposio en el que los testimonios de las víctimas, las reflexiones de profesionales de las escuelas y distintos expertos han ayudado a identificar el problema para alcanzar el objetivo final: un manifiesto para unir a la sociedad y que sirva para poder ofrecer instrumentos a las familias y a los colegios, un plan bautizado como Manifiesto Alan en honor a un chico víctima de acoso que se suicidó.

“Hemos reunido a diferentes personas en una mesa, poniendo al mismo nivel a las víctimas del bullying con la directora de Unicef Cataluña o Save The Children, por ejemplo. Ese manifiesto, que consta de doce pasos contra el acoso escolar, puede aplicarse en cualquier escuela: tiene muchos pasos de prevención, algunos de intervención y unos pasos de restitución porque creo que a las víctimas nos deben una disculpa”, explica Lolita Bosch, escritora y fundadora del Colectivo Fu.

El auditorio 1899 del Camp Nou fue ruido durante dos días, un ruido “necesario para luchar”, según Jordi Cardoner, vicepresidente de la Fundación FC Barcelona. “Estamos convencidos de que hablar del bullying es matarlo. Por lo tanto, vamos a seguir hablando de ello y a desarticularlo entendiéndolo desde algunas cuestiones: qué pasa, por qué, cuándo y a quién”, expresó.

Esas voces alzadas fueron escuchadas por las diferentes escuelas que acudieron a conocer de primera mano los testimonios de las víctimas. Pero estos no estuvieron solos. Innumerables rostros conocidos como los actores Clara Segura y Marc Martínez, los periodistas Jordi Basté, Òscar Andreu y Adrià Bas, y la escritora Bel Olid entre otros, acompañaron en mesas redondas, a todos aquellos que empezaban a recuperar esa voz. Este encuentro ofreció recursos y soluciones para este problema, desde el punto de vista social, educativo y legal, ya que, en palabras de Bosch, “nos afecta a todos”. “Invité a gente con mucho renombre mediático, que yo les digo gente con acceso a la voz pública, y les pedí que nos ayudaran a levantar la voz. Cuando el grito se vuelve unánime, tiene que cambiar por fuerza”, declaró la escritora al mismo tiempo que aclaraba que la idea de este encuentro consistía en “hacer ver cómo se habla del bullying socialmente y que la gente que viene a generar conversación les haga las mismas preguntas a los que están padeciéndolo”.

SILENCIO EN LAS AULAS

“Hay que escuchar a las víctimas, si no, es imposible solucionar cualquier tipo de violencia;desacreditarlas es una salvajada”, aseguró Bosch tras los testimonios que se escucharon en el auditorio. Y eso han hecho, cederles la voz a los que, durante años, les han hecho creer que no la tienen. “El bullying no se acaba en la escuela, a mí me ha condicionado la vida. Antes tenía mucha rabia, ahora tengo una coraza”, contó una de las víctimas. Otra de ellas habló de la importancia de expresarlo para “ayudar a otras personas que lo siguen sufriendo”. Padres y madres también se acercaron al lugar para abordarlo desde otro punto de vista: “A él lo que le hacía más daño era que sus amigos lo miraban y no hacían nada”. Uno de los padres, apuntaba a las escuelas como principal obstáculo a la hora de identificar el problema: “Ninguno lo reconoce, le quitan importancia y ese es el principal problema. Y siempre es la víctima la que tiene que dejar la escuela”. Con esta última idea estuvo de acuerdo otra de las madres: “Falta mucho apoyo. ¿Por qué tengo que sacar a mi hija yo? Todo se enfoca en aislar a la víctima y ella no ha hecho nada”.

Uno de los acosados puntualizó que los profesores no le ayudaron, “me hacían creer que yo era el problema”. Asimismo, identificaron que muchas veces “atacan” al diferente, “al que no sigue a la masa”. Pero también hubo hueco para los mensajes positivos: “Hay vida después del bullying. Estoy orgullosa de quién soy. El dolor ha valido la pena, soy más fuerte”.

La falta de protocolos creados en las escuelas -en realidad, inexistentes-, la culpabilización a la víctima y el descrédito con frases como “son cosas de críos”, o “eso le ha pasado a todo el mundo” no deberían ocurrir más. Bosch insistió en que es necesario un plan para que puedan intervenir: “Hay que enseñarles antes y eso les corresponde a las escuelas, a las familias, a la sociedad… Hay muchas cosas sencillas que podemos hacer para detener estos casos. Yo creo que mis acosadores tenían derecho a saber cosas que nadie les enseñó”.

Las ideas fueron fluyendo en ese espacio, en el que, según confesó la escritora, tenía la sensación de haberse hecho justicia. “Siempre digo que los activistas hemos perdido el miedo al lenguaje, y esto es un acto de restitución. Que un lugar como el Barça además, que tiene una autoridad, es nuestra religión, le dé voz a alguien así… ya era hora”, comentó. Cardoner, el vicepresidente de la fundación FC Barcelona, por su parte, añadió que el bullying es un tema que hoy ocupa a nuestra sociedad. Añadió que este simposio ha superado las expectativas. “He observado a los espectadores y estaban atentos escuchando… sobre todo porque hemos tocado lo que da credibilidad al testimonio presencial del afectado desde cualquiera de las ópticas, porque tenemos que buscar la solución entre todos, entre las partes implicadas, afectadas…”, relató al mismo tiempo que aclaraba que hay que entender el entorno para hacer frente a este problema, “por eso hemos seleccionado diferentes actores que al final confluyen en entender que la solución está en la mano de todos”, concluyó.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado - Mundo

ir a Estado - Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120