Joseba Priego

“Cualquiera puede ser la suegra en la familia del teatro”

Una entrevista de Jon Mujika - Domingo, 30 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Uno de los gestos que probablemente realice en la obra ‘Motel-Oh!’.

Uno de los gestos que probablemente realice en la obra ‘Motel-Oh!’. (Pablo Viñas)

Galería Noticia

Uno de los gestos que probablemente realice en la obra ‘Motel-Oh!’.

BILBAO. La obra de teatro Motel-Oh!, adaptación del Otello de Shakespeare que ahora representa Joseba Priego le alienta y alimenta estos días. Otello hizo de un rasgo de carácter humano como los celos un sentimiento inmortal. A Joseba tanto le da ese sentimiento como cualquier otro: él es un todoterreno, el hombre orquesta de las tablas. Es el teatro, las emociones que le permiten lanzar fuera de sí, lo que le llena y colma. Se diría que Joseba es un purasangre del arte de talía cuando se tercia, un borro de carga, un percherón o un lusitano que baila sobre la arena.

¿Puede un actor sujetarse en el alambre de la cuenta corriente?

-Salvo algunos privilegiados, tienes que hacer de todo para llegar a fin de mes pero sí se puede. Al menos yo lo estoy logrando.

¡Enhorabuena!

-Hace poco lo hablaba con una antigua profesora: ¿qué es el éxito? Para mí lo es poder vivir del oficio.

Con lo poco que trabaja la gente de la farándula, dirán algunos...

-Que venga y lo vea. No conozco a nadie del oficio que diga hoy no trabajo porque no me apetece.

Otro juicio de la calle: con lo que ganan, bien podrían.

-Lo haces porque amas la profesión aunque es evidente que tienes que buscar un equilibrio porque tanto amor, tanto amor sin comer nada... ¡adelgaza!

Le ofrezco un trabajo fijo.

-¿Dónde?

En una oficina.

-Me va a perdonar, pero déselo a otro. No podría. Ya me he estructurado la cabeza en mi vidade otra manera.

“No quisiera un contrato fijo si llevase pareja la condición de cortarte las alas en el teatro y no poder arriesgar. Tenerlo fácil no va conmigo”

Pongamos que en una compañía de teatro de programa fijo...

-¡Uhmmm! Si puedo buscarme la vida para hacer algo diferente en los ratos muertos.

¡No!

-No. No quisiera un contrato fijo si llevase pareja la condición de cortarte las alas en el teatro y no poder arriesgar. Tenerlo fácil no va conmigo, ya ve.

¿Ha sufrido pánico escénico?

-¡Oiga, que soy de Bilbao!, ja, ja, ja. Cuando llevas el texto bien preparado y cuentas con recursos, no tiene por qué. Otro cantar es uno de esos aquí te pillo aquí te mato que puedan salir de repente y hay que hacerlo de un día para otro. Quizás.

¿Clásico o contemporáneo?

-Los dos. Trabajo más con los clásicos y cuando quiero hacer algo que me pide el cuerpo, contemporáneo, algo diferente.

¿Y escribir?

-El tiempo que llevo me ha enseñado qué puedo y qué no puedo hacer. Quizas alguna escenografía.. Pero hay gente que escribe mucho mejor que yo.

Agradecerá el otoño del IVA, esa ‘caída de la hoja’, supongo,

-En Francia o en Italia ya tenían el IVA bien ajustado. Tiene que agradecerlo la sociedad porque el teatro es algo crucial para el ciudadano. Le ayuda a pensar, le hace más crítico. Aunque ya sabemos que a los mandamases eso no les gusta mucho.

¿Quién es la mala suegra en la familia del teatro?

-Cualquiera puede serlo. Un actor que se deja ir, un director que no da confianza, un productor que solo recauda y recauda, los que mandan... ¡cualquiera!


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120