Treinta años de ‘criaturas’ amorosas pero peligrosas

Nick Cave &The Bad Seeds editan una amplia antología de su carrera, con canciones desde su debut hasta 2013

Un reportaje de Andrés Portero - Domingo, 30 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:05h

Nick Cave, en el centro, con su banda The Bad Seeds.

Nick Cave, en el centro, con su banda The Bad Seeds.

Galería Noticia

Nick Cave, en el centro, con su banda The Bad Seeds.

a escasos meses de cumplir 60 años e instalado ya en el olimpo de la música como un clásico contemporáneo, Nick Cave, que al año pasado se desangró con el obligado Skeleton Tree, disco doliente dedicado a la muerte de uno de sus hijos, se toma ahora un respiro para rememorar una carrera de tres décadas en la creación decriaturas amorosas y peligrosas junto a sus inseparables y mutables The Bad Seeds en Lovely Creatures (Mute). El excelso recopilatorio bucea entre todos sus discos e incluye un libro, un DVD y rarezas varias.

El músico australiano, también guionista, escritor y arquitecto de bandas sonoras, publicará Lovely Creatures (título coincidente con una canción de su álbum Murder Ballads) el próximo 5 de mayo. Cave es uno de los músicos más inquietantes, personales y dotados de la escena rock de las últimas décadas, aunque su trabajo y vida esté lejos ya del aura kamikaze de sus años juveniles en Berlín al frente del grupo The Birthday Party, un punk furibundo y colgado de sustancias varias.

Cave sigue defendiendo que lo suyo “no son solo canciones, sino rock n’ roll que te atrapa en lo más profundo del alma”, a pesar del evidente poso maduro, sensible y sereno de su discografía más reciente, desde Nocturama pasando por su cercano Push the sky away y el más reciente Skeleton Tree, uno de los mejores discos de 2016, en el que se tumbó en el diván para enfrentarse a la muerte de su hijo adolescente con un repertorio intimista, oscuro y solemne.

“Las canciones que hemos incluido son aquellas que siguen muy presentes, por diferentes motivos”, comenta el australiano

Ahora, el australiano publica una extensa antología que recopila su música junto a The Bad Seeds desde su debut, en 1984, hasta 2013. En su edición estándar incluye dos CDs con un libro de 48 páginas y en la de lujo, se amplía con un disco más y otro libro de 256 páginas con textos, fotos y varias reproducciones de recuerdos de la banda.

“Las canciones que hemos decidido recopilar son aquellas que siguen muy presentes, por diferentes motivos”, explica Cave. “Algunas son las que se piden en los conciertos. Otras son canciones más desconocidas pero imprescindibles para nosotros. Otras son demasiado grandes y contienen tanta historia detrás que no pueden quedarse fuera. Y hay otras que simplemente, han quedado fuera, pobrecillas. Estas últimas son las que tenéis que descubrir por vosotros mismos”, añade.

Miembros pasados y actuales

Cave, que ha elegido las canciones junto a su grupo, incluidos antiguos miembros como el gran Mick Harvey, estrecho colaborador de PJ Harvey, entrega un repertorio díficilmente igualable que se regodea, entre la crudeza y el lirismo, en un territorio peligroso donde el amor, el sexo y la religión pelean con la maldad, la muerte y el asesinato. Y lo hacen sin orden cronológico alguno y deteniéndose en todos y cada uno de sus discos en la versión extendida. El doble CD incluye clásicos como la arrebatada Stagger Lee;las lejanas The mercy seat (con el ajusticiado esperando la silla eléctrica “sin miedo a morir”) y Tupelo (en su papel de sacerdote poseído a lo Alan Vega y con la banda desatada);así como visiones viscerales del rock como From here to eternity y del gospel, caso de Oh ChildrenyDeanna (esta última con la claridad del pop), o del garaje en Dig, Lazarus, dig! (¡ese órgano!).

Todas ellas conviven con el lirismo, la contención y el minimalismo de delicias como Into my arms (con su piano sobrecogedor), People ain’t good (minimalista e íntima) o When the wild roses grow, en dúo junto a una de sus conquistas, Kylye Minogue.

De la tensión arrebatada juvenil de Stranger than kindness a maravillas recientes como We no who ur o, especialmente, Jubilee Street, su mejor canción en mucho tiempo, con su contención inicial rota por un crescendo final insuperable en ritmo y coros. El triple CD añade temas menos conocidos -e igualmente atrayentes- como Sad waters, Scum, I’m gonna kill that woman, Stranger than kindness , God is in the houseoShoot me down...

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120