Félix, un alma bohemia

El jarrillero Félix G. Modroño ha publicado cinco novelas en doce años de carrera

En enero, dejó su puesto de director de banca para centrarse en la literatura

Miguel A. Pardo - Domingo, 30 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Aunque reside en Sevilla, Félix González Modroño, visita Portugalete siempre que puede.

Aunque reside en Sevilla, Félix González Modroño, visita Portugalete siempre que puede. (Miguel A. Pardo)

Galería Noticia

Aunque reside en Sevilla, Félix González Modroño, visita Portugalete siempre que puede.

Portugalete- En la vida hay puntos de inflexión, momentos que marcan el porvenir de cada persona. En el caso del escritor jarrillero Félix González Modroño, ese periodo que cambiaría el paisaje de su vida llegó hace doce años cuando sufrió un accidente. A causa de ese percance, se vio obligado a permanecer casi dos meses boca abajo para tratar de recuperar la visión de su ojo derecho. Desgraciadamente, no lo logró, pero fue en aquellos duros días, cuando este, hasta hace cuatro meses director de banco, se encontró cara a cara con su inspiración como escritor. “Mi trabajo era estresante, no había pausa y tener que estar ese tiempo parado fue duro. Siempre he sido un gran lector, pero nunca me había planteado escribir una novela hasta ese momento”, explica este jarrillero que a lo largo de su vida ha vivido en lugares tan dispares como Alicante, Salamanca y Sevilla, ciudad en la que reside actualmente.

Precisamente, fue una leyenda de la ciudad hispalense la que le activó su chip de escritor y, en base a esa historia, escribió la novela La Sangre de los Crucificados. “Fue una manera de evadirme del día a día durante el mes y medio que estuve boca abajo. Luego, cuando me reincorporé, me puse a estudiar la historia del siglo XVII para escribir esa novela”, rememora. Cayó de pie en el mundo de la literatura y, al poco tiempo de acabar la novela, encontró una editorial que apostase por él. También lo hicieron los lectores y tuvo éxito de ventas. “Quedé muy satisfecho por cómo me había quedado la novela y al ver que se había vendido muy bien, fue en ese momento cuando la escritura dejó de ser un hobby para mi”, reconoce el escritor jarrillero.

Escribir no solo requiere inspiración, sino que también se necesita tiempo y eso, en la vida de un director de banco, era un bien escaso. “Seguí compaginando ambas cosas hasta hace cuatro meses. Han sido casi doce años de dormir muy poco, me costaba renunciar a una de las dos cosas”. Estirando las horas del día como si de un chicle se tratase, continuó escribiendo y creando historias... Todo ello, impregnado de un estilo propio. Así nació Muerte Dulce, una obra que salió publicada en 2009 y con la que Félix dio un nuevo paso adelante en el mundo de la literatura. Pero si ha habido una novela que ha marcado la trayectoria del escritor, esa es La Ciudad de los Ojos Grises. Esta obra cuenta la historia de Alfredo Gastiasoro, un bilbaino que vuelve al botxo a principios del siglo XX procedente de París. Esta novela ganó el premio Ateneo de Sevilla y fue galardonada en 2013 con el premio de los Libreros de Bizkaia. “Me importa muchísimo que el lector me acompañe en mis historias, por eso trabajo mucho las ambientaciones”, explica Félix.

En La Ciudad de los Ojos Grises le han acompañado más de 35.000 lectores que han hecho que este libro vaya ya por la sexta edición. “Una de las cosas más curiosas y que más me gusta es que mis libros se venden de forma constante, son novelas que perduran en el tiempo”, señala Félix, quien ha ambientado pasajes de alguna de sus obras en la noble villa.

Con la energía que da la gran aceptación del público, el jarrillero continuó trabajando de día entre el mar de números en el que se mueve un director de banco y, de noche, entregándose a la literatura. Así nació en 2014 su cuarta novela, Secretos del Arenal y, hace unos meses salió a la luz la que, hasta la fecha, es su última obra, Sombras de Agua.

Cambio de rumbo

Habiendo publicado cinco novelas, el pasado mes de enero, Félix decidió dar un cambio de rumbo a su vida y dejar la banca. “Me dije que no quería seguir en esta dinámica en la que está sumida la banca actualmente. No me sentía cómodo con el único objetivo de ganar dinero como sea. Yo tengo mis principios”, indica. Por ello, desde principios de año, la literatura es su gran actividad profesional, a ello se han sumado los viajes y visitas a su Portugalete natal. “Siempre he dicho que era un bohemio frustrado, una persona bohemia atrapada en el sistema”, reconoce, Ahora, Félix puede dar rienda suelta al espíritu bohemio que lleva dentro y que muestra a través de sus novelas.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120