Bassem Eid Activista palestino por los derechos humanos

“Hay que desterrar la provocación y el odio y tender los puentes de la confianza”

Eid opina que revisar el sistema educativo palestino es clave cara a educar para la paz en vez de para la guerra, como ahora se está haciendo

Una entrevista de R. Olveira - Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Bilbao- Bassem Eid es un activista de los derechos humanos, analista político y comentarista de asuntos internos en Palestina. Conocido por denunciar violaciones de los derechos humanos y fomentar una Palestina democrática y plural, Eid apuesta por levantar los puentes de la confianza cara a resolver el conflicto.

¿Cuáles son los puntos clave para sentar las bases de la paz?

-Creo que los palestinos y los israelíes, antes de cualquier paz entre ellos, necesitan levantar los puentes de la confianza. Mientras haya una falta de confianza no habrá paz y, desgraciadamente, la comunidad internacional no está intentando ayudar ni a los palestinos ni a los israelíes a construir esos puentes. Es más, está intentado presionar, de acuerdo con su perspectiva política, para impulsar a las dos partes hacia la paz. Pero eso nunca funcionará.

¿Por qué?

-Precisamente porque no hay confianza entre palestinos e israelíes. Para lograr esa confianza, los primeros pasos que deberíamos dar son terminar con la provocación y el odio. Desde la segunda intifada está arraigado un profundo sentimiento de provocación y de odio por ambas partes. Estas dos cuestiones tienen que ser discutidas. Para ello, no solo tienen que dar pasos las instituciones palestinas e israelíes, sino que la comunidad internacional también debería proporcionar su ayuda. Aunque también pienso que la comunidad internacional debería sentarse y evaluar sus propias políticas exteriores en lo que se refiere al conflicto palestino-israelí.

¿Considera acaso que las actuales políticas internacionales son negativas cara a la resolución del conflicto?

-Del mismo modo que los palestinos y los israelíes estamos equivocados, la comunidad internacional también ha cometido muchos errores. A día de hoy parece que hay una competición por ver quién lleva el conflicto, quién financia más el conflicto, quien es más propaslestino, quien es más proisraelí... De esta manera, nos meten en un buen lío. Por eso creo que algún día los palestinos y los israelíes necesitaremos echar a todas las misiones diplomáticas de nuestras tierras y, seguramente entonces, el clima será mucho mejor para sentarnos y hablar de paz.

“Algún día necesitaremos echar a todas las misiones diplomáticas y, seguramente entonces, el clima será mucho mejor para hablar de paz”

¿Qué puede hacer mientras tanto Palestina para construir esa confianza?

-Sobre todo, reconsiderar su propio sistema educativo. El actual es muy malo, porque está lleno de odio y de provocación. Como he dicho, con eso nunca resolveremos nuestros problemas. Soy una persona que cree que la paz empieza desde aquí, desde la educación, y si educas para la paz tendrás paz, mientras que si educas para la guerra, tendrás guerra. Esto es algo muy importante en lo que la comunidad internacional debería centrar su atención, ya que es ella la que financia el sistema educativo palestino.

¿Cree que los palestinos están listos para cambiar el odio y la provocación por la confianza?

-Puede que ahora las autoridades palestinas no tengan un interés en cambiar esto. Pero creo sinceramente que sin establecer primero los puentes de la confianza, será imposible el diálogo y, por tanto, un acuerdo de paz permanente.

¿Y respecto a los ciudadanos israelíes? ¿Qué pueden hacer?

-Principalmente, creo que la sociedad israelí debería conocer más a fondo el conflicto y los factores concretos que lo mantienen. Si ahora vas a Tel Aviv, la gente no tiene ni idea sobre dónde está Ramallah ni sobre los asentamientos judíos que hay allí. No les importa. Y en este aspecto, deberían empezar a abrir los ojos. Deseo que llegue el día en el que vea a la sociedad israelí en pie reivindicando “no quiero que mis impuestos vayan a esos asentamientos, quiero que mi dinero vaya al sistema sanitario y educativo”. Sin embargo, los israelíes están tan frustrados y desesperanzados que se conforman con vivir tranquilos.

¿Qué opina sobre la solución de dos estados?

-Para empezar, no creo que sea la solución y mucho menos que sea la única. El estado israelí existe, ¿pero dónde está el palestino? ¿Por qué no construir primero un estado antes de pedir que este sea reconocido? Imaginémonos que los judíos dejan Palestina. Tendríamos un gran problema entre manos. No tenemos trabajo, no tenemos recursos económicos, no tenemos instituciones, ni legislaciones... ¿Cómo vamos a vivir? Desafortunadamente, la comunidad internacional no ve nada de esto.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120