Juan María Nin EXconsejero delegado de Caixabank

“Hemos condenado a la actual generación de jóvenes a un mileurismo sin futuro”

Juan María Nin propone aprovechar la revolución digital y la recuperación de valores tradicionales para salir de la crisis sin pasar largos años de estancamiento

Una entrevista de Xabier Aja - Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Juan María Nin, exconsejero delegado de Caixabank.

Juan María Nin, exconsejero delegado de Caixabank. (Foto: José Mari Martínez)

Galería Noticia

Juan María Nin, exconsejero delegado de Caixabank.

BILBAO- El que fuera máximo responsable de la gestión de Caixabank como vicepresidente y consejero delegado, Juan María Nin, un catalán de Barcelona formado en la Universidad de Deusto y casado con una vasca, ha escrito un libro en el que describe su visión de la crisis de 2008 y sus propuestas para evitar un estancamiento económico que dure años. Ayer presentó en la Deusto Business School la obra que tiene el sugerente titulo de Por un crecimiento racional: De la gran recesión al estancamiento, soluciones para competir en un mundo digital.

La salida de la crisis nos ha dejado fenómenos como el ‘Brexit’ o la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ¿Lo comprende?.

-El Brexit sí. Los británicos nunca han creído en la unión política europea, la carta de Schumann, y es honesta su postura. Considero que la salida del Reino Unido de la UE puede ayudar a que en Europa se siga avanzando en la citada unión política, que es el gran reto, y en la construcción europea a varias velocidades. Con el Reino Unido hay que buscar una relación buena que nos beneficie a todos. Por supuesto es una mala noticia pero también es una oportunidad de cara al futuro. Y respecto a Donald Trump y sus iniciativas en Estados Unidos pues en mi opinión propone una política económica imposible. Forma parte de una efervescencia terrible en Estados Unidos, de un hartazgo en América entendible pero se ha cargado en tres meses lo más importante de Estados Unidos, el denominado soft power lo que suponen los emigrantes, la movilidad social, el respeto por la ley, el respeto por el error, el derecho a equivocarse, la honestidad...etc. El reparto del poder en Estados Unidos hace imposible que prosperen muchas de sus iniciativas.

“El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propone una política económica sencillamente imposible”

¿Qué escenarios se contemplan en esta salida de la crisis?.

-La salida más probable es la acumulación de problemas en el ciclo largo del crecimiento. La política monetaria extrema nos ha dado tiempo para buscar soluciones pero los problemas no han sido atajados y tendremos quince o veinte años de estancamiento económico, un Japón 2. Y este escenario para la gente joven va a suponer un sacrificio extraordinario por la carga de deuda que les dejamos, y también va a suponer un sacrificio para los asalariados. Y el problema no es que haya jóvenes mileuristas, el problema es que no tienen perspectivas de cobrar más. Y no tienen porque nos hemos apropiado de parte de su futuro con la deuda. Los salarios han perdido peso porque están sirviendo para pagar el endeudamiento porque además tenemos una baja productividad. Vamos a necesitar muchos años y mucho sacrificio para salir de esta. Una segunda salida sería una gran catástrofe económica que depure las malas inversiones, con una gran depresión o una gran inflación. En la historia ha terminado en guerras pero ahora no es probable porque los daños serían mayores. Sería más rápida pero con un muy injusto sufrimiento de gran parte de los ciudadanos. Y la tercera opción, en la que creo, es que en esta salida de la crisis hemos tenido suerte porque coincide el fin de ciclo largo de crecimiento, -y ciclos económicos siguen existiendo-, con una revolución tecnológica, la digital. Y esta puede ayudar a ganar productividad al sistema y ser una palanca para crecer económicamente y pagar la deuda. Todo ello debe ir acompañado de la recuperación de valores clásicos como el ahorro, el esfuerzo, la honestidad etc. ¿La revolución disminuirá el empleo? Posiblemente y una solución para paliar esto es lo que denomino 3x4. Trabajar tres días a la semana cuatro horas al día. Esto dará más oportunidades para el ocio, la formación, etc

¿Se ha hecho ya suficiente autocrítica de la crisis?.

-Nos equivocamos sí. Somos culpables de no haber parado la burbuja inmobiliaria pero, por ejemplo, la banca española en general lo ha hecho mejor que la banca holandesa o alemana. Aquí los grandes bancos han pasado la crisis sin ayudas externas. Las cajas bien gestionadas, las vascas, Unicaja e Ibercaja, por supuesto, La Caixa, también. Creo que sí hemos hecho una crítica muy sana pero se ha extendido la patología a la totalidad del sistema. Se buscan más los culpables que las causas. La sociedad debe reflexionar también sobre lo que se ha hecho bien. Aquí no hubo fraude, al menos generalizado. Se invirtió en activos, no en mujeres y copas, como dice Dijsselbloem. Tras la crisis, hemos perdido prestigio internacional ¿Y quiénes son los responsables? Nosotros, los españoles que hemos atacado sin compasión nuestras instituciones.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120