DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
AThletic 2 - Betis 1

Con la boca seca

El Athletic impuso su ley en un partido donde san mamés acabó como no esperaba hacerlo: sufriendo tras el reloj

Un reportaje de Jon Mujika - Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Con el 2-0 flamearon las bufandas en San Mamés.

Con el 2-0 flamearon las bufandas en San Mamés. (Foto: José Mari Martínez y Pablo Viñas)

Galería Noticia

Con el 2-0 flamearon las bufandas en San Mamés.

POR no beber cuando pudo (hubo un ramillete de ocasiones que se fueron por un ¡uy! o que se estrellaron en el ¡oh! del buen portero que es Adán...), el Athletic acabó el partido con la boca seca -¿fue la fatiga?, ¿el miedo a un traspiés?-, pero feliz, saciada al fin la sed de los tres puntos en un partido que debió resolver antes pese al oficio de un Betis que no fue, como se espera de un equipo sin ilusiones ni esperanzas, alma de cántaro. Los leones gastan una fe inquebrantable en sus santos, esos que le han hecho un equipo duro de roer en San Mamés, con Adurizcomo patrón en el que tanto se cree. Su enésimo gol en casa trajo consigo el primer respiro. No se intuía entonces que iba a faltar el aire hasta el último suspiro. Entre él y Muniain(no olvidar el primer tiempo de Susaetadicen mis notas del partido...) sembraron peligro. Lógico que fuesen los reyes de la cosecha.

Antes de que todo esto ocurriese, entre los aficionados corría un río de indignación ara con Manuel Herrera,la bestia parda que agredió a un hombre en la mañana en nombre de la ignorancia, de la brutalidad. De entre todos los animales que pisan la tierra no hay bestia más salvaje que es mulo de coz ciega. No puede ser que a alguien así le importe que ayer ganase o perdiese el Betis. No puede ser que alguien así campe a sus anchas.

Encerrémosle en el calabozo del olvido y vayamos al grano, a un partido donde el Athletic buscó de salida una resolución rápida del trámite. Susaetalanzaba balones templados desde la derecha, el Athletic iba una y otra vez pero siempre faltaba o sobraba algo: unos centímetros, algo de pausa, una brizna de suerte... ¡Qué sé yo! Un San Mamés a medio llenar (la hora, la televisión, mañana, cuando suene el despertador...) trataba de empujar a los suyos hacia la portería de Adán y al puñado de ultras de manos arriba contra las butacas. No pudo, no supo entonces el equipo sacarle brillo a ese destajo, a tanto trabajo.

Otro cantar sonó en la segunda mitad, donde los leones se lanzaron a la yugular verdiblanca. Pareció que Aduriz mordía más abajo en aquella caída en el área pero el árbitro, González González,vio sangre y pitó penalti. Apenas siete minutos después, dos pícaros como Raúl Garcíay Muniainrobaron la cartera al Betis y todo parecía hecho. Apareció entonces otro angelito, Rubén Castro,y llegaron las angustias, los sudores fríos y el desahogo final de los tres puntos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120