DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
ochenta años del bombardeo de gernika

200 gernikarras dieron vida a una obra teatral del bombardeo

  • “Tenemos que cambiar el chip para meternos en el papel, sentirlo, aunque no sea fácil”
  • “Es una buena forma de homenajear a nuestros antepasados, de crear memoria de lo sucedido”
  • “Hemos querido hacer un símil entre lo ocurrido en Gernika y la situación que viven ahora en Siria”

Un reportaje de Aritz Erdaide Fotografías de José Mari Martínez - Jueves, 27 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:03h

La representación de los ciudadanos de Gernika atrajo a un numeroso público que pudo conocer el ataque aéreo en toda su extensión.VER GALERÍA

La representación de los ciudadanos de Gernika atrajo a un numeroso público que pudo conocer el ataque aéreo en toda su extensión.

Galería Noticia

La representación de los ciudadanos de Gernika atrajo a un numeroso público que pudo conocer el ataque aéreo en toda su extensión.La representación de los ciudadanos de Gernika atrajo a un numeroso público que pudo conocer el ataque aéreo en toda su extensión.

GaleríaGalería: 80 aniversario del bombardeo de Gernika

  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • Varias personas observan el mural del Guernica, en la villa foral
  • Familiares de las víctimas de la bomba atómica lanzada en Nagasaki en 1945, hoy durante el acto con motivo del 80 aniversario del bombardeo de Gernika.
  • El lehendakari Iñigo Urkullu (c), con un ramo de flores en el cementerio de Gernika junto a Luis Iriondo Aurtenetxea (i), un hombre de 94 años que sobrevivió a las bombas.
  • Minuto de silencio de todos los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados en el 80 aniversario del bombardeo de Gernika.
  • Un minuto de silencio bajo el Árbol de Gernika 80 años después
  • Los junteros vizcainos guardan un minuto de silencio bajo el Árbol de Gernika
  • El arzobispo de Nagasaki, Mitsuaki Takami (i), y uno de los familiares de las víctimas de la bomba atómica lanzada en esa ciudad japonesa en 1945, portan un ramo de flores en el cementerio de Gernika.
  • Los sobrinos de la legión Condor que bombardearon Gernika, Dieprand von Richthofen (d), y Karl-Benedikt von Moreau (i), junto a Luis Iriondo Aurtenetxea (c), de 94 años, que sobrevivió a las bombas aéreas.
  • El alto comisionado para la Paz en Colombia, Sergio Jaramillo, (i) recoge en nombre del presidente de su país, Juan Manuel Santos, el Premio "Gernika por la Paz y la Reconciliación", concedido también al líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias
  • El periodista y fotógrafo Gervasio Sánchez "Gerva";Enrique Santiago, asesor de las FARC;el alcalde de la localidad Jose María Gorroño;y el alto comisionado para la paz en Colombia, Sergio Jaramillo;durante el aurresku de honor tras la entre
  • El periodista y fotógrafo Gervasio Sánchez "Gerva", (d) recoge el Premio "Gernika por la Paz y la Reconciliación"en Gernika.
  • Luis Iriondo Aurtenetxea (i), de 94 años, superviviente del bombardeo de Gernika, junto al embajador de Alemania en España, Peter Tempel (d).
  • El alto comisionado para la paz en Colombia, Sergio Jaramillo (d), saluda al arzobispo de Nagasaki, Mitsuaki Takami (i), en presencia de Luis Iriondo Aurtenetxea (c), de 94 años, superviviente del ataque aéreo.
  • John Steer, hijo del corresponsal británico George Steer, periodista de The Times cuyas crónicas dieron a conocer al mundo el ataque aéreo, porta un ramo en el cementerio de Gernika.
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

vARIOS relatos han permitido a las nuevas generaciones conocer lo ocurrido en Gernika la tarde del 26 de abril de 1937, pero solo aquellos que fueron testigos de lo ocurrido pueden hacer llegar de alguna manera el horror de lo vivido. Las imágenes muestran una localidad desolada por las toneladas de bombas lanzadas hace ochenta años, pero es difícil mostrar lo que sintieron las víctimas de la barbarie. Para lograr plasmar lo sucedido de una forma fidedigna, desde hace siete años la localidad representa una obra de teatro bajo el título de Gernika Sutan, en la que vecinos de la villa se convierten en actores por un día.

En la edición de este año, los alrededor de 200 participantes representaron la versión larga de la función, aquella en la que se muestran escenas de lo que fue el municipio antes, durante y después del bombardeo, basadas en hechos reales muchas de ellas. Es algo que ocurre cada tres años, ya que el montaje y la producción suelen ser bastante costosos al requerir bastante logística y tener que mover a mucha gente. Para que la obra pueda ser representada cada año suelen mostrar una versión más corta. Además suelen ser los propios vecinos los que conforman la recreación, en la que este año, como novedad y por el 80º aniversario, tomaron parte distintas asociaciones culturales gernikarras. DEIA conversó con Itxaso Amunategi, Denis Azkarate y Leire Garatxena, tres de los improvisados actores que dieron vida a una obra que trata de narrar lo sufrido por los gernikarras de hace ocho décadas.

Amunategi es integrante del colectivo Lobak, una iniciativa promovida por los jóvenes de la localidad foral para reivindicar la memoria del bombardeo mediante diferentes iniciativas culturales que vienen floreciendo durante los últimos años. Para ella fue algo novedoso por partida doble, ya que era “la primera vez que participaba en algo así y también con el colectivo Lobak”. En su parte representaron la huida de los niños de la guerra. Mostraron cómo los familiares dejaron a sus hijos en el barco La Habana y, al igual que ocurrió con aquel buque, “hemos querido hacer un símil con la situación que viven hoy en día los niños refugiados de los países en guerra como Siria”. Para esta joven gernikarra “es importante participar en actuaciones como esta y tener como símbolo Gernika para solidarizarse con los refugiados”.

Para llevar a cabo su parte de la obra, el colectivo Lobak construyó un barco mediante diferentes piezas, en las que llevaban impresos los personajes que Pablo Picasso representó en su famosísima obra de arte que ayudó a universalizar la masacre de Gernika. Escoltando a esta pequeña comitiva caminaban una decena de jóvenes vestidos con el característico salvavidas rojo, una prenda que se ha hecho tristemente habitual en las imágenes que llegan de los naufragios que ocurren en aguas mediterráneas de aquellos refugiados que intentan alcanzar las costas europeas. No fue la única acción que llevaron a cabo en el día de ayer, ya que en el búnker ubicado en las inmediaciones de lo que fue la fábrica de armas de Astra, actualmente reconvertida en fábrica para la creación cultural, organizaron una exposición con diferentes imágenes de refugiados.

Otra de las participantes en el teatro colectivo llevado a cabo en el día de ayer fue Leire Garatxena. En su caso no era la primera vez que tomaba parte, aunque los nervios que acompañan antes del inicio de la representación son algo que no se pierde nunca. Para Garatxena la obra es “una forma de crear una memoria de lo ocurrido, sobre todo una buena forma de homenajear a nuestros antepasados”.

En su papel de superviviente del bombardeo, tuvo dos escenas. En ambas entonó diferentes canciones;en la primera, una del grupo local Ken 7, y en la segunda, coplas escritas por la bertsolari Onintza Enbeita, en las que “hablamos de nuestra situación tras el bombardeo y en las que también se relata en parte la reconstrucción posterior”.

Mientras tanto, compartía una cocina ficticia ubicada en la plaza delante del Consistorio. Para la actriz voluntaria, es muy importante “mostrar lo que vino después del bombardeo, porque no fue solo lo que supuso el ataque aéreo durante aquel día, sino que después hubo consecuencias”.

recorrido Las emociones estaban a flor de piel, tanto para los vecinos que representaban el espectáculo como para aquellos que se agolparon en las diferentes localizaciones que sirvieron como escenario. El acto teatral dio inicio en las inmediaciones de la fuente del Mercurio, para continuar por las calles 8 de Enero y Juan Calzada, y terminar en la Plaza de los Fueros, delante del edificio consistorial. Durante las semanas previas, los participantes fueron perfeccionando sus apariciones, con el objetivo de que ayer todo saliera a pedir de boca, tal y como ocurrió. En el caso de Leire Garatxena, su participación supuso “un placer”. “Me embarga la emoción porque es algo con mucho sentimiento”, explicó. Que la obra sea algo creado por los mismos habitantes de Gernika y descendientes de los supervivientes en muchos casos es otro de los detalles que le da más valor al acto. “Es la implicación de un pueblo. Participamos como voluntarios con toda la ilusión y con un gran trabajo por detrás”, reseñó Garatxena.

EL PAPEL MÁS INGRATOOtro vecino que ayer se estrenó como actor en una de las escenas iniciales fue Denis Azkarate. Participante habitual en las funciones de diferentes coros y miembro de los Marijesiak, es una persona que está acostumbrada a cantar delante de la gente, aunque lo de actuar era algo novedoso para él. “Nunca había participado activamente en la representación de una obra de teatro. Hasta ahora he tomado parte en diferentes coros de la villa y he dirigido algunos de ellos”, relató antes de comenzar su actuación. En su caso el papel le llegó de forma inesperada, ya que, según contó, “como nadie se prestó a participar en este papel, dejando a un lado las vergüenzas, aquí estamos”.

Su rol era el de un suboficial del bando español, algo totalmente opuesto a sus creencias, pero mostró sus dotes camaleónicas para meterse plenamente en su cometido. “Tenemos que cambiar el chip para meternos en el papel, sentirlo, aunque no sea fácil”. Para lograrlo, tuvo ayuda de la vestimenta y también tiró de sus recuerdos, ya que aquellos que sufrieron los años de la dictadura conocieron lo que fue el yugo fascista. “Tengo 60 años y esto es algo que me ha tocado vivir”. Su escena mostraba la llegada de las tropas fascistas a la localidad.

La obra Gernika Sutan se reinventó un año más para hacer llegar la representación de aquel infausto día. Muchas son las obras artísticas que ayudan a comprender lo acontecido el 26 de abril de 1937, pero pocas tan emotivas como esta representación popular.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120