Ese nudo en el estómago

Por Aitziber Atxutegi - Jueves, 27 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Les confieso que ayer salí de casa sin darme cuenta del día que era. Ya saben, una mañana cualquiera: prepara a la niña, llegan los aitites, el pequeño todavía dormido, avisos de última hora y al coche. Camino a Gernika, iba dándole vueltas al fin de semana y pensando en el regalo de mi hermano, que hoy mismo cumple años. Total, que no conecté la radio hasta que llegué a Zornotza. Sorpresa mayúscula cuando escucho una voz alemana por los altavoces. Y mayor aún cuando el locutor identifica a los invitados como descendientes de los pilotos de la Legión Cóndor que, tal día como ayer, convirtieron la villa foral en un infierno de fuego y destrucción. Hay que tener mucho valor y empatía con las víctimas para reconocer la barbarie en la que participaron tus antepasados, que nadie te obliga a ello. Dieprand con Ricthofen, sobrino del jefe del Estado Mayor de la Legión Cóndor, y Karl-Benedikt von Moreau, sobrino de un piloto que bombardeó la villa, ya visitaron Gernika en 2007 y 2012 y ayer regresaron para leer una declaración pública de solidaridad en una efeméride tan significativa. Las propias Juntas Generales suspendieron por unos momentos la sesión plenaria y guardaron un respetuoso y emotivo minuto de silencio. Y qué quieren que les diga... Se me encogió el corazón mientras entraba en Gernika con el coche. Pensar en lo que ocurrió ese día, el miedo que debieron pasar esas miles de personas escuchando primero la sirena y luego el estallido de las bombas, el horror de pensar que alguno de tus hijos puede morir en ese mismo instante... Y no muy lejos de aquí, miles, millones de personas, siguen sufriendo ese calvario a diario. Sin comerlo ni beberlo, les ha tocado vivir una vida maldita, llena de muerte, miedo y sufrimiento. Y no conocerán otra. No me digan que no se les remueven las entrañas.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120