El incierto curso del salmón en el Bidasoa

Arranca en el Bidasoa la temporada de pesca más expectante tras la demolición de la presa de Endarlatsa

Un reportaje de Jorge Napal - Jueves, 27 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Un aficionado pesca en el río Bidasoa durante la apertura de la temporada el año pasado.

Un aficionado pesca en el río Bidasoa durante la apertura de la temporada el año pasado. (Odikol)

Galería Noticia

Un aficionado pesca en el río Bidasoa durante la apertura de la temporada el año pasado.

Las aguas bajan estos días demasiado cristalinas y no se esperan grandes capturas. La primera temporada de pesca del salmón tras la demolición de la presa de Endarlatsa arranca el lunes, con el caudal del río Bidasoa muy bajo para esta época del año debido a la ausencia de precipitaciones. Se estima que en estos momentos pueda haber en torno a una veintena de ejemplares remontando el curso del río para desovar en su ascenso migratorio desde el mar. Y en ese punto se presenta para los pescadores una de las incógnitas de este año: cuál será el movimiento de la especie aguas arriba, una vez derribada la presa conocida como la de los Cincuenta, habitual lugar de encuentro para los pescadores y primer obstáculo con el que se encontraban los salmones.

La nueva temporada, que se prolongará hasta el 31 de julio, permitirá despejar la incógnita, tras la inquietud expresada por los aficionados, en claro desacuerdo con algunas de las actuaciones llevadas a cabo durante el último año en el río Bidasoa. El Gobierno de Nafarroa acometió a finales de año los trabajos de restauración de este cauce y sus riberas en el marco del proyecto europeo Life+Irekibai, en el que también participa la Diputación Foral de Gipuzkoa con actuaciones en el río Leitzaran.

A finales de noviembre se demolió la presa de la antigua Central de Bera y la de Endarlatsa, considerada una de las principales causas de la regresión que han sufrido las poblaciones migradoras. Desde entonces los técnicos están realizando un estudio para valorar en qué medida la eliminación de la presa ha influido en la remontada de los salmones y otras especias migratorias, como la lamprea, el sábalo, la anguila y la trucha.

El Gobierno de Nafarroa considera las presas un obstáculo que bloquea sedimentos y nutrientes;los pescadores discrepan

Según fuentes del Gobierno de Nafarroa, que tiene previsto difundir al respecto una nota de prensa mañana, el seguimiento realizado hasta ahora “ha permitido detectar la presencia de más salmones aguas arriba” debido, en buena medida, a la eliminación de esos obstáculos que encontraban las poblaciones a su paso. Para los salmones las presas son algo así como una escalera cuyo primer peldaño, de no ser superado, les obliga a aguardar para seguir la remontada, y el retraso en el desove puede provocar un serio perjuicio en su reproducción. Desde el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Nafarroa entienden que una presa bloquea sedimentos y nutrientes que se van acumulando.

Refugio naturalEs algo con lo que no acaban de comulgar los pescadores, que defendían Endarlatsa como un refugio natural que ejercía una función reguladora. “Si por algo se conocía el Bidasoa era por el pozo de los Cincuenta. Es verdad que los salmones van a poder subir ahora más rápido, pero a kilómetro y medio las especies se van a encontrar con una presa que presenta diez veces más dificultades, como es la de las Nazas. Sabemos que en este punto no se han respetado los caudales ecológicos, y aunque en las reuniones nos han comunicado que va a haber un mayor control, tenemos nuestra dudas”, cuestiona Juantxo Otamendi, uno de los pescadores más veteranos de la zona.

Entiende que el problema no estaba en Endarlatsa sino en esta central hidroeléctrica aguas arriba, “un obstáculo a la fauna del río” y donde hoy por hoy los salmones chocan con ella y vuelven río abajo hasta los pozos profundos por encima de Endarlatsa. “Al no poder remontar hasta la cabecera del río por falta de agua, retroceden. Se ha arreglado una parte del problema, pero no la principal”, asegura.

A pesar de las dudas que suscita la demolición de la presa, los pescadores se muestran satisfechos con la población de salmones que se viene registrando por temporada durante los últimos años -entre 350 y 500-, un número que estiman “bastante bueno” para el río Bidasoa.

La nueva temporada arranca el lunes, con la curiosidad por saber lo madrugador que será en esta edición el lehenbiziko, el primer salmón capturado.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120