La reválida del campeón

Después de coronarse en el Manomanista empezando desde los cimientos en 2016, Iker Irribarria inicia su escalada al cetro el lunes en el Astelena

Igor G. Vico - Jueves, 27 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Iker Irribarria trata de golpear con la derecha en un partido de parejas.

Iker Irribarria trata de golpear con la derecha en un partido de parejas. (Foto: Javi Colmenero)

Galería Noticia

Iker Irribarria trata de golpear con la derecha en un partido de parejas.

Bilbao- Iker Irribarria se puso el asombro por montera en el Manomanista de 2016, distancia en la que los rectores deportivos de Aspe ya sabían que podía rendir a pleno pulmón. Llamó la atención que lo hiciera tan rápido, como un cohete, empatando con la versión demoledora de Juan Martínez de Irujo en 2004 y superando a Rubén Beloki como campeón más joven de la historia. Al igual que el delantero de Ibero, el zurdo de Arama fue capaz de coronarse en su primera participación, empezando desde cero, construyendo el palacio desde los cimientos hasta el tejado y, para poner más valor, apeando en su camino a campeones como Aimar Olaizola, Oinatz Bengoetxea y, en la final, al colorado Mikel Urrutikoetxea. Por otro lado, el récord roto del de Burlata, instaurado desde 1995 con puño de hierro por un zaguero explosivo de 20 años, quedó cercenado por los 19 julios del nuevo campeón. A rey muerto…

La historia del aramarra dio un vuelco con apenas un año y pocos meses en profesionales, donde la pegada y su forma de gozar cada pelotazo, al que da altura y dinamita, le encumbraron merced a las necesidades de su promotora. Aspe apostó pronto por él y, tras caer en la final del Manomanista de Segunda de 2015 ante Víctor Esteban (22-17) con apenas tres meses en el ruedo profesional, el verano le dio alas hasta el Cuatro y Medio de Primera y el Parejas elitista. El asentamiento llegó en su cita fetiche: el mano a mano y la crueldad de una propuesta básica que también le sirvió para el presente Parejas, del que salió campeón, basada en el músculo y el bisturí. El zurdo de Aspe inicia el lunes en el Astelena de Eibar una nueva escalada en el Manomanista. Esta vez, vestido de colorado y con un rol bien distinto en la empresa, en la que ha pasado a dominar en los cuadros alegres junto a Jokin Altuna en las peticiones veraniegas después de la sensible baja de Juan Martínez de Irujo, fuera de las canchas desde el 9 de abril de 2016. La presión es distinta. Iñaki Artola será su primer duelista, un purasangre con pegada e ideas claras, en el frontón bastión de su empresa. En esta edición, los pelotaris que vienen rodados son sus adversarios y el primer choque no deja de ser un arma de doble filo con la que otros pelotaris más experimentados acabaron cortándose de cabo a rabo. Fue el caso de Olaizola II en 2014, que llegaba de dos txapelas seguidas y fue apeado por Julen Retegi en cuartos de final. El eratsundarra terminó alcanzando la final y cedió frente a Martínez de Irujo. “No es algo positivo, porque son los rivales los que están encanchados. Aun así, la empresas me programó partidos y espero llegar bien”, cuenta el aramarra.

La realidad es que en las últimas décadas la repetición de título ha sido muy cara. Si bien en la historia de la modalidad nombres como los de Atano III, Azkarate, Retegi I y Retegi II se perpetúan durante años, después del dominio absoluto de Julián -de 1980 a 1988-, pocos repitieron en dos ediciones. Ladis Galarza ganó de modo consecutivo los cetros de 1991 y 1992 y Beloki se llevó los de 1998 y 1999, curso en el que hubo dos competiciones al existir diferencias entre las dos empresas. Tras eso, solamente los ases revalidaron el colorado.

Martínez de Irujo, con un repóquer de cetros dentro de la especialidad en la que mejor se ha encontrado, repitió reinado solamente en 2009, ante Olaizola II, y 2010, ante Xala. Por su parte, Aimar Olaizola, con cuatro, reeditó título en el Manomanista de los cursos 2012 y 2013, en los que se impuso al puntillero de Ibero. En las dos ocasiones, el de Goizueta trazó un soberbio 22-7 ante el de Aspe en el frontón Bizkaia de Bilbao.

rama de jóvenes“Este campeonato es algo especial para mí”, destacó el delantero de Arama en la presentación, quien valoró su rama, de la que asciende Artola al eliminar a Unai Laso, como un grupo de jóvenes “que vienen pegando fuerte”. “Juegan una barbaridad. Ya lo demostraron. Si quiero ganar, tendré que hacer las cosas muy bien”, analizó el delantero de Aspe, quien agregó que “no me considero favorito al triunfo”. “Hay pelotaris en la especialidad que juegan una barbaridad y tendré que jugar muy bien para volver a conseguir la txapela”, reveló el guipuzcoano.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120