Dimes y diretes

Por Miguel Sánchez Ostiz - Miércoles, 26 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:02h

eS una falta de respeto a la ciudadanía considerar que la corrupción sistemática que alcanza de lleno al partido en el poder son “dimes y diretes”;pero nada nuevo. La arrogancia y la prepotencia viene de lejos. Lo eran cuando en 2009 comenzaron a destaparse casos de corrupción mayúscula que daban de lleno a políticos en ejercicio o a personas socialmente relevantes, como el yerno del rey, por no hablar de la caja B del PP, la destrucción de pruebas y un etcétera difícil de inventariar en una página. Dimes y diretes. Mala fe o desfachatez del ministro portavoz del gobierno con cientos de personas imputadas, procesadas o condenadas.

Resulta gravísimo que un fiscal jefe anticorrupción intente usar su autoridad jerárquica para obstaculizar una investigación de corrupción con media docena de delitos asociados y que no dimita cuando eso sale a la luz y que el gobierno le cubra (porque equivale a cubrirse a sí mismo).

No es de recibo que el gobierno actual y el anterior, que es el mismo, cuyo presidente está citado como testigo en un caso de corrupción que a él apunta, no supiera nada. Hay policía, hay servicios secretos, hay funcionarios no venales, las operaciones de saqueo no son del todo opacas, ha habido denuncias sistemáticas por parte de periodistas y de políticos, no solo de la corrupción económica y política, sino de encubrimiento. La corrupción en España no es un salpicón de casos aislados sino una trama de Estado. No es posible distraer 23,2 millones de euros sin que nadie se entere;y esto es solo el principio o una más. Nadie sabe lo que hay detrás, lo que hay de verdad detrás y debajo. Salen nombres y más nombres de gente que ha medrado a la sombra del poder desde el franquismo, como el exministro franquista Villar Mir, cuyo yerno, el bochornoso compiyogui de la reina, viene siendo zarandeado judicialmente con protección policial. No pasa nada, no importa. Hay una casta de intocables que no solo pueden pagarse una justicia a su medida sino que se sienten casi impunes hasta cuando se enteran, por filtraciones gubernamentales, de que son investigados. Hasta ahora. No sabemos en qué parará todo.

¿Cuántos lectores ha perdido La Razón después de que su director y presidente del consejo hayan sido imputados por amenazas y su consejero delegado encarcelado? Pocos, me temo, porque ese periódico, beneficiario del desgobierno del Canal Isabel II, suministra a sus lectores lo que quieren leer: infamias.

Conviene no olvidar que los hoy acusados de delitos relacionados con la corrupción han formado parte relevante de un entramado político de gobierno y ejercido cargos públicos relevantes, electos o de designación directa, en varios gobiernos;que es obvio que ha habido una complicidad política por encubrimiento doloso y culposo, dentro y fuera de las instituciones;que profesionales de la comunicación orientada a la intoxicación informativa y a la descarada propaganda política gubernamental han silenciado y desacreditado las denuncias de corrupción sistemática por parte de periodistas y políticos de la oposición;que, a sabiendas de lo que sucedía, una casta ha sacado réditos políticos del fervoroso apoyo de quienes han hecho de lo público un negocio privado, como el expoliador ahora detenido, cuyo nombre unido a la dirección del PP desde antiguo será olvidado.

No es un partido el que está tocado, por mucho que ostente el poder y gobierne con toda la prepotencia de la que es capaz, sino un sistema de gobierno, un sistema a secas, social, educacional, económico, judicial... Es difícil hallar una institución del Estado que no esté tocada. Y tras haber escrito mucho sobre este repugnante asunto, conviene reconocer también que en este país no hay gota que colme el vaso, que al ruido de hoy le sucederá el silencio o la bulla renovada de mañana, que parece que estamos domesticados y que lo aguantamos todo y que, una vez más, demostramos que a pacíficos no nos ganan ni los suizos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120