Rojo sobre blanco

Como los mejores

Por José L. Artetxe - Miércoles, 26 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:03h

borrar

Galería Noticia

borrar

eL Athletic jugará en Europa el año que viene. A falta de cinco jornadas ya se puede decir así, abiertamente, sin temor a incurrir en un error de cálculo. Es una afirmación, ni un deseo ni una licencia basada en la euforia que razonablemente alimenta ese gol de la victoria que se cuela graciosamente en la última jugada del partido. Se trata de una apuesta segura, no de un vaticinio.

La volea de Raúl García encierra un significado superior a su traducción en el impagable resultado arrancado en Ipurua. Ese toque de calidad, casi excepcional en una noche espesa, de brega e imprecisiones, trastocó la realidad vivida en un derbi donde equipo y entrenador se retrataron encantados con el empate. Ese gol certifica en definitiva que el Athletic ha hecho suya la inercia ganadora que guía a los mejores y esto es definitivo para calibrar sus opciones en el campeonato.

Faltaba un episodio como el del lunes para despejar cualquier duda en este sentido. Porque lo que distingue a los mejores equipos es su capacidad para ganar más partidos que los demás. Quienes conquistan títulos y posiciones de privilegio hacen del ganar un hábito. Ganan por derecho, pues poseen la calidad necesaria para ello, pero también son capaces de ganar sin merecerlo. Hay días en que hasta ganan sin siquiera intentarlo como deberían y la afición espera, donde no asoman sus contrastados recursos y se desenvuelven con un punto de conformismo. Pero no importa, la mayoría de las veces no les pasa factura, la inercia les acaba regalando el éxito.

Se venía intuyendo desde hace semanas este asentamiento del Athletic en el grupo de cabeza. Más que una intuición hablaríamos de una constatación: seis partidos ganados de los últimos ocho. Números que no engañan, que demuestran entereza justo en el tramo donde únicamente aprietan el paso los elegidos. Con más o menos brillo, el Athletic doblegó con justicia a Málaga, Real Sociedad, Osasuna, Espanyol y Las Palmas. Frente al Eibar sonó la flauta, cierto, pero ante semejante balance no cuesta nada asumir sin remilgos la peor actuación, al fin y al cabo ampliamente compensada por el rendimiento global exhibido a lo largo de dos meses.

Desde una óptica más severa y a modo de reflexión constructiva, cabría censurar muchos aspectos del comportamiento ofrecido en Ipurua, donde de nada sirvió que el rival hiciese exactamente lo que estaba previsto, y donde al suspenso individual de muchos de los jugadores se sumó el de la gestión de Valverde, especialmente remiso y obtuso tras la expulsión de Escalante.

Bueno, pues salvado de aquella manera el obstáculo más alto que en teoría (y seguramente en la práctica) presentaba el calendario, es legítimo proclamar que el Athletic ha metido los dos pies en la Europa League. Hace tiempo hizo suya la inercia de los mejores, le vale con no soltarla en el mes que cierra el curso. Y que conste: el primer responsable de esa dinámica positiva es el entrenador, sin su trabajo desde que accedió al cargo no existiría.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120