80 años de un símbolo

Se busca el ejemplar 99

Historiadores e investigadores desconocen si el periódico euskaldun ‘Eguna’ publicó el ejemplar correspondiente al 27 de abril de 1937, día siguiente al bombardeo de Gernika-Lumo ya que no existe copia del mismo en hemerotecas

Un reportaje de Iban Gorriti - Miércoles, 26 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Portada del ejemplar número 100, del 28 de abril de 1937.VER GALERÍA

Portada del ejemplar número 100, del 28 de abril de 1937.

Galería Noticia

Portada del ejemplar número 100, del 28 de abril de 1937.Reproducción del artículo publicado el 6 de mayo de 1937.

GaleríaGalería: 80 aniversario del bombardeo de Gernika

  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • Varias personas observan el mural del Guernica, en la villa foral
  • Familiares de las víctimas de la bomba atómica lanzada en Nagasaki en 1945, hoy durante el acto con motivo del 80 aniversario del bombardeo de Gernika.
  • El lehendakari Iñigo Urkullu (c), con un ramo de flores en el cementerio de Gernika junto a Luis Iriondo Aurtenetxea (i), un hombre de 94 años que sobrevivió a las bombas.
  • Minuto de silencio de todos los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados en el 80 aniversario del bombardeo de Gernika.
  • Un minuto de silencio bajo el Árbol de Gernika 80 años después
  • Los junteros vizcainos guardan un minuto de silencio bajo el Árbol de Gernika
  • El arzobispo de Nagasaki, Mitsuaki Takami (i), y uno de los familiares de las víctimas de la bomba atómica lanzada en esa ciudad japonesa en 1945, portan un ramo de flores en el cementerio de Gernika.
  • Los sobrinos de la legión Condor que bombardearon Gernika, Dieprand von Richthofen (d), y Karl-Benedikt von Moreau (i), junto a Luis Iriondo Aurtenetxea (c), de 94 años, que sobrevivió a las bombas aéreas.
  • El alto comisionado para la Paz en Colombia, Sergio Jaramillo, (i) recoge en nombre del presidente de su país, Juan Manuel Santos, el Premio "Gernika por la Paz y la Reconciliación", concedido también al líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias
  • El periodista y fotógrafo Gervasio Sánchez "Gerva";Enrique Santiago, asesor de las FARC;el alcalde de la localidad Jose María Gorroño;y el alto comisionado para la paz en Colombia, Sergio Jaramillo;durante el aurresku de honor tras la entre
  • El periodista y fotógrafo Gervasio Sánchez "Gerva", (d) recoge el Premio "Gernika por la Paz y la Reconciliación"en Gernika.
  • Luis Iriondo Aurtenetxea (i), de 94 años, superviviente del bombardeo de Gernika, junto al embajador de Alemania en España, Peter Tempel (d).
  • El alto comisionado para la paz en Colombia, Sergio Jaramillo (d), saluda al arzobispo de Nagasaki, Mitsuaki Takami (i), en presencia de Luis Iriondo Aurtenetxea (c), de 94 años, superviviente del ataque aéreo.
  • John Steer, hijo del corresponsal británico George Steer, periodista de The Times cuyas crónicas dieron a conocer al mundo el ataque aéreo, porta un ramo en el cementerio de Gernika.
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

El misterio salta como la metralla cuando al periodista le encargan analizar los hitos de la Guerra Civil en Euskadi a través del prisma del diario íntegro en euskera Eguna de 1937 y toca dar espacio al bombardeo de Gernika. Uno busca el ejemplar del 27 de abril de aquel terrible año y las hemerotecas no lo conservan. De hecho, existe un interesante libro que editó el Gobierno vasco que incluye -o eso pensaban los expertos- los 139 números que se imprimieron en la calle Correo de Bilbao.

Con todo, ese tomo titulado Eguna y publicado en 1990 como facsímil no atesora el ejemplar número 99. Los duchos en la materia desconocen el por qué. Las hipótesis se detonan a modo de racimo a partir de que el libro recopila el número 98 del domingo 25 de abril. Los lunes el diario no se publicaba y fue ese lunes 26 de abril cuando se produjo el bombardeo faccioso sobre la villa. El martes, por lo tanto, se debió publicar el número 99. Sin embargo, no hay rastro del mismo.

El del día siguiente, ya miércoles 28 de abril de 1937, sí existe. Y ahí vuelve a surgir la incógnita. “El ejemplar del bombardeo de Gernika debió desaparecer como desapareció la villa aquel día”, valora un investigador consultado. Por esta misma razón, los historiadores hacen un llamamiento a la ciudadanía a través de estas páginas de DEIA para averiguar si alguien pudiera conservar una copia de este ejemplar enigmático.

¿Se publicó? ¿No se publicó y se saltó el número 99? Las posibles preguntas serían incontables. Hay quien observa que en días posteriores del bombardeo de Gernika, solo mencionar el ataque aéreo sobre la villa foral estaba castigado, incluso conservar un periódico en euskera podía acarrear problemas. Sea lo que fuere, ni hemerotecas ni el Gobierno vasco en 1990 localizaron el ejemplar. “Sería una maravilla que alguna persona lectora pudiera conservar ochenta años después una copia”, enfatizan.

Como curiosidad, en el número del 28 de abril, dos días después de que Gernika-Lumo quedara hecha cenizas, la noticia se publicó en la contraportada del ejemplar. Fue a rotativa a cuatro columnas y con dos fotografías de la villa antes de ser destruida: una de la localidad y otra del interior de la iglesia de Santa María. El texto es breve con seis ladillos.

Da la impresión, a pesar de faltar el número 99, de que Eguna informa por primera vez de la masacre. Sin embargo y previamente, cuando se produjo el bombardeo de Durango, el periódico informó al día siguiente a toda página e incluyó fotografías del desastre. Una curiosidad más relativa al bombardeo de Gernika es que no se conserva ninguna foto de muertos en las calles de la villa o en el cementerio.

La crónica En todo caso, y continuando con la información de Eguna, el titular de la contraportada de aquel miércoles 28 de abril de 1937 comunicaba lo siguiente: Gernika, euzkotarren uri maitea, birrindu nai izan dabe zearo, haciendo referencia a que los aviones fascistas quisieron destruir completamente Gernika, la ciudad amada por los euskaldunes.

El medio detallaba en el subtítulo que en un desastre como aquél el roble foral continuaba en pie, como el sentimiento de los vascos. Y tal y como comienza el texto de la información, parece, una vez más, que es la primera información que dan al respecto. Otra ciudad preciosa de ‘Bizkaya’ nos han hecho trizas y destruido los fascistas. Si ‘ayer’ fue Tabira -por Durango el 31 de marzo-, anteayer, sin embargo, nos encontramos destruida Gernika, la villa querida, el lugar más amado por los vascos.

A continuación, matiza que según conocieron la noticia se dirigieron a la localidad arrasada. A su llegada, ninguna casa ni calle completa, las carreteras destrozadas, solo humo, polvo y lloros. Todo ello debido al odio que los fascistas profesaban, resaltaba Eguna, contra los vascos. Sin embargo, les mandan el mensaje de que el sentimiento por Euzkadi seguía intacto. No ha cambiado ni cambiará nunca.

En el segundo ladillo, informaban sobre las cuatro horas de bombardeo e incendio. Sobre cómo no quedó edifico completo en pie: ni casas, ni iglesias... y que las bombas facciosas eran incendiarias. Eguna daba fe de que al día siguiente continuaba la villa humeante. A continuación, matizan a qué hora comenzó la tragedia. Primero, a las 16.30 horas, pasó un avión y las campanas dieron toque de alarma. La ciudadanía acudió aterrada a los refugios.

Tiró algunas bombas y se fue, pero detrás de él llegaban sus amigos. Y llegó un segundo aeroplano. Y más y más, de dos en dos. Unos veinte se juntaron. Ahí comenzó la destrucción, la barbarie, la muerte y el fuego. Y citaban la destrucción de la iglesia de San Juan. Fueron cuatro horas sin parar hasta el anochecer. En ningún momento hacían referencia a si eran bombarderos alemanes o italianos. Lo resume en un escueto: Paxisten egazkiñak. La crónica agrega que en su llegada a Gernika se encontraron con algunas autoridades del Gobierno vasco presentes -a quienes no citan- y con bomberos de Bilbao y agentes de la Ertzaña que andaban sin parar de un lado a otro.

Sobre la cifra de fallecidos, Eguna aseguraba no tener constancia del número de asesinados por las bombas. Que se trabajaba en ello. Que algunos de los heridos fueron trasladados al hospital de Basurto y citaban los nombres de seis evacuados: Joseba Iñaki Jayo, Domeka Irusta Urionaguena, Kepa Arribas García, Ilari Ugalde, Pilipa Jimeno Tejero, Erromalda Garitaonandia. En días posteriores, también se informa sobre el bombardeo, de su repercusión en la prensa inglesa que se mostró enfadada, y cómo Eguna denuncia la versión oficial de los golpistas de que el bando republicano había perpetrado el incendio: Nuestros gudaris no han quemado ni roto nada, enfatizaban y ya aclaraban entonces que grandes son las mentiras de los fascistas.

Uzturre también escribió el día 30 una sentida columna de opinión en la que aseguraba que Gernika parecía el infierno y que cada persona viva trataba de buscar a su familiar. En el ejemplar del 6 de mayo, Eguna señala a los aviadores nazis como ejecutores del bombardeo. Y días después lanzaban una pregunta: ¿Fue Goering quien ordenó el bombardeo?.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Historias de los vascos

ir a Historias de los vascos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120