80 años de un símbolo

Recordar para que no se olvide

La juventud considera necesario que se mantenga vivo lo ocurrido, pero sin odio

Miércoles, 26 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:02h

80 aniversario del bombardeo de Gernika

80 aniversario del bombardeo de Gernika (Foto: José Mari Martínez)

GaleríaGalería: 80 aniversario del bombardeo de Gernika

  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • Varias personas observan el mural del Guernica, en la villa foral
  • Familiares de las víctimas de la bomba atómica lanzada en Nagasaki en 1945, hoy durante el acto con motivo del 80 aniversario del bombardeo de Gernika.
  • El lehendakari Iñigo Urkullu (c), con un ramo de flores en el cementerio de Gernika junto a Luis Iriondo Aurtenetxea (i), un hombre de 94 años que sobrevivió a las bombas.
  • Minuto de silencio de todos los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados en el 80 aniversario del bombardeo de Gernika.
  • Un minuto de silencio bajo el Árbol de Gernika 80 años después
  • Los junteros vizcainos guardan un minuto de silencio bajo el Árbol de Gernika
  • El arzobispo de Nagasaki, Mitsuaki Takami (i), y uno de los familiares de las víctimas de la bomba atómica lanzada en esa ciudad japonesa en 1945, portan un ramo de flores en el cementerio de Gernika.
  • Los sobrinos de la legión Condor que bombardearon Gernika, Dieprand von Richthofen (d), y Karl-Benedikt von Moreau (i), junto a Luis Iriondo Aurtenetxea (c), de 94 años, que sobrevivió a las bombas aéreas.
  • El alto comisionado para la Paz en Colombia, Sergio Jaramillo, (i) recoge en nombre del presidente de su país, Juan Manuel Santos, el Premio "Gernika por la Paz y la Reconciliación", concedido también al líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias
  • El periodista y fotógrafo Gervasio Sánchez "Gerva";Enrique Santiago, asesor de las FARC;el alcalde de la localidad Jose María Gorroño;y el alto comisionado para la paz en Colombia, Sergio Jaramillo;durante el aurresku de honor tras la entre
  • El periodista y fotógrafo Gervasio Sánchez "Gerva", (d) recoge el Premio "Gernika por la Paz y la Reconciliación"en Gernika.
  • Luis Iriondo Aurtenetxea (i), de 94 años, superviviente del bombardeo de Gernika, junto al embajador de Alemania en España, Peter Tempel (d).
  • El alto comisionado para la paz en Colombia, Sergio Jaramillo (d), saluda al arzobispo de Nagasaki, Mitsuaki Takami (i), en presencia de Luis Iriondo Aurtenetxea (c), de 94 años, superviviente del ataque aéreo.
  • John Steer, hijo del corresponsal británico George Steer, periodista de The Times cuyas crónicas dieron a conocer al mundo el ataque aéreo, porta un ramo en el cementerio de Gernika.
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Gernika - El recuerdo de lo sucedido es algo que está muy presente en las nuevas generaciones. A pesar de que hayan pasado 80 años de la barbarie y gracias a que la esperanza de vida hoy en día ha aumentado, los jóvenes han tenido la oportunidad de escuchar los testimonios de supervivientes cercanos, en muchos casos sus bisabuelos y bisabuelas.

Izei Carbo y Maule Donoso tienen presente el sufrimiento vivido en su localidad, aunque fuera hace muchos años y les cueste entender el motivo de la masacre, ya que “las personas que había allí no hicieron nada para ser atacadas”. Todos ellos coinciden, además, en que nunca se olvidará lo ocurrido, pero siempre desde una perspectiva sin odio. En el caso de Alemania, han tenido que vivir con el estigma de una guerra en la que sus ciudadanos han ido cerrando las heridas mediante el uso del perdón, algo que otros implicados de lo sucedido no han hecho. En 1998 el Gobierno alemán pidió disculpas por el bombardeo a la vez que fundaba una asociación en su capital para mantener viva y rescatar la memoria histórica. Una lucha social a la que se suman los jóvenes alemanes que estuvieron de intercambio en la villa de Gernika-Lumo, haciendo un “esfuerzo conjunto para que no vuelva a pasar”, ya que “cuando se olvida, hay un peligro de que vuelva a ocurrir”, decían ellos mismos.

El completo programa de actos que se llevarán a cabo una vez más el 26 de abril y en jornadas precedentes en Gernika en un año, además, marcado por una cifra redonda como son las ocho décadas, es algo que la juventud local califica como “necesario para que se siga recordando lo ocurrido. Lo que se hace hoy en día está muy bien, como la representación teatral para mostrar cómo sufrió la gente y acordarse de que no tienen que surgir más guerras, porque eso solo causa dolor”, describía en este sentido Koldo Intxausti. - A. Erdaide

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Historias de los vascos

ir a Historias de los vascos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120