Gernika, bandera y paz

Por Unai Rementeria - Miércoles, 26 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:02h

80 aniversario del bombardeo de Gernika

80 aniversario del bombardeo de Gernika (Foto: José Mari Martínez)

GaleríaGalería: 80 aniversario del bombardeo de Gernika

  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • Varias personas observan el mural del Guernica, en la villa foral
  • Familiares de las víctimas de la bomba atómica lanzada en Nagasaki en 1945, hoy durante el acto con motivo del 80 aniversario del bombardeo de Gernika.
  • El lehendakari Iñigo Urkullu (c), con un ramo de flores en el cementerio de Gernika junto a Luis Iriondo Aurtenetxea (i), un hombre de 94 años que sobrevivió a las bombas.
  • Minuto de silencio de todos los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados en el 80 aniversario del bombardeo de Gernika.
  • Un minuto de silencio bajo el Árbol de Gernika 80 años después
  • Los junteros vizcainos guardan un minuto de silencio bajo el Árbol de Gernika
  • El arzobispo de Nagasaki, Mitsuaki Takami (i), y uno de los familiares de las víctimas de la bomba atómica lanzada en esa ciudad japonesa en 1945, portan un ramo de flores en el cementerio de Gernika.
  • Los sobrinos de la legión Condor que bombardearon Gernika, Dieprand von Richthofen (d), y Karl-Benedikt von Moreau (i), junto a Luis Iriondo Aurtenetxea (c), de 94 años, que sobrevivió a las bombas aéreas.
  • El alto comisionado para la Paz en Colombia, Sergio Jaramillo, (i) recoge en nombre del presidente de su país, Juan Manuel Santos, el Premio "Gernika por la Paz y la Reconciliación", concedido también al líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias
  • El periodista y fotógrafo Gervasio Sánchez "Gerva";Enrique Santiago, asesor de las FARC;el alcalde de la localidad Jose María Gorroño;y el alto comisionado para la paz en Colombia, Sergio Jaramillo;durante el aurresku de honor tras la entre
  • El periodista y fotógrafo Gervasio Sánchez "Gerva", (d) recoge el Premio "Gernika por la Paz y la Reconciliación"en Gernika.
  • Luis Iriondo Aurtenetxea (i), de 94 años, superviviente del bombardeo de Gernika, junto al embajador de Alemania en España, Peter Tempel (d).
  • El alto comisionado para la paz en Colombia, Sergio Jaramillo (d), saluda al arzobispo de Nagasaki, Mitsuaki Takami (i), en presencia de Luis Iriondo Aurtenetxea (c), de 94 años, superviviente del ataque aéreo.
  • John Steer, hijo del corresponsal británico George Steer, periodista de The Times cuyas crónicas dieron a conocer al mundo el ataque aéreo, porta un ramo en el cementerio de Gernika.
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • 80 aniversario del bombardeo de Gernika
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

AUNQUE quizá resulte extraño, quiero iniciar este artículo con palabras prestadas. Palabras que no son mías, sino de los supervivientes del bombardeo de Gernika. Palabras que llegaron por carta al expresidente alemán Roman Herzog, puesto que alemanes eran los pilotos de la Legión Cóndor, los artífices de aquella masacre premeditada. “…Y nos lanzaron una lluvia de fuego, metralla y muerte. Y destruyeron nuestro pueblo. Y aquella noche ya no pudimos volver a cenar en nuestra casa, ni a dormir en nuestra cama. Ya no teníamos hogar. No teníamos casa. Pero aquel acto incomprensible para nosotros, no nos dejó un sentimiento de odio o de venganza, sino un deseo enorme, inmenso, de paz. El deseo de que aquello no debía suceder nunca más. Y que de las ruinas de lo que fue nuestro pueblo, debía surgir una bandera de paz para todos los pueblos del mundo”. Este año 2017 nuestro país rememorará el octogésimo aniversario de una de las tragedias más horribles de toda la humanidad: el bombardeo de Gernika, el primer bombardeo masivo e indiscriminado de la historia contra la población civil. Aquel 26 de abril de 1937, los aviones alemanes descargaron 31 toneladas de bombas y mataron a casi 2.000 de los 5.000 hombres, mujeres y niños que allí vivían. Sabían lo que hacían: Gernika es un lugar muy especial para los vascos, la tierra donde crece el árbol sagrado que simboliza todo lo que somos, nuestras libertades.

Desde entonces, con dolor, pero también con esfuerzo y generosidad, hemos logrado convertir el recuerdo de aquel estridente sonido de sirenas, aviones y explosiones en una armoniosa melodía por la paz. Como bien nos han demostrado siempre las personas supervivientes antes que nadie, aquel sinsentido, aquella masacre, no logró dejar como resultado ni el rencor ni la ira, sino un profundo anhelo de paz. Resulta imposible olvidar lo que ocurrió y a las personas que perdieron la vida aquel día. Al contrario. Pero queremos convertir esta conmemoración tan especial en un alegato por la paz y contra todo tipo de violencia. Tuvimos la desgracia de ser los primeros en sufrir un ataque civil indiscriminado, pero también tenemos el honor de poder contar al mundo que aquel odio no ha generado más odio, que aquel dolor no ha generado más dolor, que aquellas lágrimas no han hecho brotar más lágrimas.

Nos gustaría que el mundo supiera que Gernika ha sabido convertir aquel horror en una defensa de la paz, la convivencia y la reconciliación. Que mostráramos un ejemplo que otros pueblos debieran conocer. La paz es un valor universal que engrandece a las sociedades que la cultivan y les permite aportar lo mejor de sí mismas. Una condición esencial para su desarrollo, para poder mostrarse tal cual son. El fundamento para que consigan encontrar su auténtico lugar en el mundo. 80 años más tarde, recordar lo ocurrido en Gernika simboliza más que nunca la importancia de la convivencia pacífica, de la reconciliación, del respeto a los derechos humanos y a la vida. Justo como antítesis de lo ocurrido entonces.

Simboliza todo aquello que nos hace más humanos. Dejando a un lado el odio y el rencor, que abrasan el terreno que pisan;que desmoralizan y bloquean a los pueblos que no consiguen metabolizarlos y dejarlos a un lado.

En su sentida respuesta a los supervivientes del bombardeo de Gernika con motivo de su 60 aniversario, y en alocución ante el Parlamento alemán, el presidente Roman Herzog ofreció sus disculpas en representación de todo el pueblo alemán. “Para ustedes”, dejó escrito en aquella misiva histórica, “sigue estando presente lo que para la mayoría de nosotros es pasado aunque todos nosotros debemos sentirnos apenados por el sufrimiento que cayó sobre Gernika. (…) Les ofrezco a ustedes, que todavía llevan en las entrañas las heridas del pasado, mi mano abierta en ruego de reconciliación”.

Este 80º aniversario del bombardeo de Gernika pone ante nuestros ojos una vez más la importancia de mantenernos en el camino de la construcción y la aportación a la paz desde todas las direcciones. Un recorrido que nos corresponde a todas y todos, sin excepción admisible. Un itinerario de largo aliento, colectivo, sostenido, en el que debemos perseverar sin descanso para continuar construyendo un futuro mejor para Euskadi. Un futuro en el que resuenen las palabras de aquellos supervivientes que respondieron al recuerdo imborrable de la tragedia provocada por aquellos aviones de guerra con una bandera de paz para todos los pueblos del mundo.

* Diputado general de Bizkaia

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Historias de los vascos

ir a Historias de los vascos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120