Artola 22 - Laso 13

Artola se certifica

El delantero de Alegia impone una propuesta seria y potente a Laso y se clasifica para los cuartos del Manomanista. Habrá finalista guipuzcoano

Igor G. Vico - Martes, 25 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Artola hizo daño a Laso desde el saque y sumó seis tantos en esa suerte.

Artola hizo daño a Laso desde el saque y sumó seis tantos en esa suerte. (Foto: Javier Colmenero)

Galería Noticia

Artola hizo daño a Laso desde el saque y sumó seis tantos en esa suerte.

Duración: 40:30 minutos de juego.

Saques: 6 de Artola (tantos 2, 10, 12, 14, 16 y 20) y 2 de Laso (tantos 1 y 4).

Faltas de saque: Ninguna.

Tantos en juego: 8 de Artola y 8 de Laso.

Errores: 3 de Artola y 8 de Laso.

Marcador: 0-1, 1-1, 4-2, 5-2, 7-3, 8-4, 16-5, 17-5, 20-6, 21-13 y 22-13.

Botilleros: Ejercieron de botilleros Mikel Artola (con su hermano Iñaki) y Unai Astiz (con Unai Laso).

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del Campeonato Manomanista de Primera de la LEP.M disputado en el frontón Aitzuri de Zumaia en el día grande de las fiestas de San Telmo. Lleno.

Bilbao- Iñaki Artola se certificó ayer a sí mismo en el Manomanista. En un repleto frontón Aitzuri de Zumaia, el delantero de Alegia, al que los problemas físicos derivados de la luxación de hombro que sufrió durante el Parejas no le dieron tregua y todavía de vez en cuando llaman a la puerta, superó a la revelación Unai Laso con una propuesta estudiada, seria y que estimula su carácter analítico. El delantero de Asegarce era consciente de que la dinamita del de Bizkarreta-Gerendiain se encontraba en su sotamano y optó por un dominio militar desde el primer pelotazo como antídoto. El folio en blanco del pelotari de Gipuzkoa se cimentó en el estudio de un rival con un físico marcado a fuego para la especialidad, pero al que le falta todavía un escalón por subir. Al final, tal y como quedó patente en la cita zumaiarra, la pegada de Artola fue un problema muy complicado de apartar por un pelotari voluntarioso, gran defensor en las pelotas de aire y cuyo futuro se asoma trepidante y nervioso, como su andamiaje. Sin embargo, la gestión del alegiarra expuso la madurez de su hoja de ruta después de muchos meses alternando el dique seco con apenas un puñado de partidos.

Al término de la eliminatoria de octavos de final, Artola reconoció que el sotamano eléctrico de Laso significaba un problema. Por tanto, el potente guipuzcoano se dedicó a cruzar el saque, que tocara pared izquierda sí o sí, y buscar el castigo con el segundo pelotazo. Artola, físicamente dotado de un golpe que besa cielo, que sabe encontrar las losas altas, se coronó con ello, imponiendo músculo: marcó bíceps y una versión seria y con empaque. Se escapó 20-5 en un guion perfecto, en el que apenas tuvo que arriesgar. Después, supo cerrar el encuentro cuando pintaban bastos: mientras Laso se ponía a trazar hipótesis de modo descarnado. En la experimentación, el navarro encontró un halo de luz al final del túnel. En ese tramo, la improvisación se tradujo en maquillaje para el luminoso y en cierto temblor de piernas para el alegiarra, que terminó tras una tacada de ocho tantos en contra.

El pelotari navarro naufragó claramente en los primeros instantes de la cita. Laso se vio superado por un contrincante que esbozó mayor entereza. Muy lejos del frontis, el joven de Asegarce se encontró muy pronto con un marcador en contra: 4-1. Un yerro de Laso, un saque de restar, un dos paredes y un golpe atrás dieron los primeros cartones al alegiarra.

A partir de ese instante, el guipuzcoano expuso sus mejores armas: constancia, pegada y picardía en el primer disparo. Y la renta aumentó hasta límites insospechados. En el peloteo, Artola dominó con buen tiento, sin apenas errores y con pocos regalos. Con el 7-4 inició la escalada a la victoria. El de Bizkarreta-Gerendiain, sin posibilidades, falló demasiado y el alegiarra no dio pie a la sonrisa. Serio, se escapó hasta el 16-4, que solo cambió un fallo propio, restañado por otro de su adversario para alargar la brecha al 20-5.

En esos momentos, Laso se ató a la sorpresa. Se tiró a la desesperada. Y la moneda salió cara en ocho ocasiones consecutivas. Un fallo de Artola le dio el saque y el vendaval supo a pimienta. Funambulista Unai, se destapó hasta el 20-13. Después de remar a contracorriente, de tratar de darle la vuelta al choque, se le cayó un dos paredes y después un sotamano. La reacción llegó tarde ante un adversario mejor.

Un finalista de GipuzkoaIñaki Artola completó ayer el póquer de duelistas para los cuartos de final del Manomanista. El delantero se encontrará con el vigente campeón de la modalidad, Iker Irribarria, el próximo lunes en el frontón Astelena de Eibar. Asimismo, con la inclusión del alegiarra, habrá un contendiente guipuzcoano seguro en la final del próximo 29 de mayo, que se desarrollará en el frontón Bizkaia de Bilbao. Y es que, la primera rama de cuartofinalistas está compuesta únicamente por pelotaris del territorio: Artola, Irribarria, Jokin Altuna y Beñat Rezusta. Uno de los cuatro jóvenes estará en la pelea por la txapela.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120