DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Eibar 0-1 Athletic

Juega el Eibar, gana el Athletic

Un gol de Raúl García en el último suspiro decide un derbi frenético donde el anfitrión fue bastante mejor

BLOGS:¡Salvador Raúl! | Los 3 puntos de Ipurua saben a Europa

José L. Artetxe - Martes, 25 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Los jugadores del Athletic celebran la victoria segundos después de que Del Cerro Grande decretara el final del partido. Reportaje fotográfico: Borja GuerreroVER GALERÍA

Los jugadores del Athletic celebran la victoria segundos después de que Del Cerro Grande decretara el final del partido. (Reportaje fotográfico: Borja Guerrero)

Galería Noticia

Los jugadores del Athletic celebran la victoria segundos después de que Del Cerro Grande decretara el final del partido. Reportaje fotográfico: Borja Guerrero

GaleríaEibar 0 - Athletic 1

  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar - Athletic
  • El centrocampista argentino del Eibar, Gonzalo Escalante (d), lucha un balón con el delantero del Athletic de Bilbao, Iker Muniain.
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Eibar 0 - Athletic 1
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

EIBAR: Yoel, Capa, Ramis, Gálvez, Antonio Luna (Min. 41, David Juncà), Pedro León, Escalante, Dani García, Inui (Min. 58, Christian Rivera), Sergi Enrich (Min. 88, Adrián) y Kike García.

ATHLETIC: Kepa, De Marcos, Yeray, Laporte, Balenziaga, Iturraspe (Min. 63, Beñat), San José, Williams (Min. 85, Susaeta), Raúl García, Muniain y Aduriz (Min. 81, Sabin Merino).

Gol: 0-1: Min. 94;Raúl García.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité Madrileño). Expulsó al local Escalante (Min. 55) con tarjeta roja directa por una entrada a Muniain. Amonestó a los armeros Ramis, Christian River y, Gálvez;y a los rojiblancos San José y Sabin Merino.

Incidencias: Partido de la trigésimo tercera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio de Ipurua ante 6.611 espectadores.

Un magnífico remate de Raúl García con el tiempo a punto de agotarse decidió el derbi. El éxito del Athletic se ha de calificar de inesperado y muy afortunado porque en absoluto hizo méritos para sumar los tres puntos. No a costa de un Eibar más sólido y valiente, que persiguió la victoria sin desmayo, desplegando un fútbol en consonancia con lo que ha ofrecido toda la temporada. Al cuadro de Mendilibar le faltó filo arriba, es innegable, pero estuvo a un nivel superior al Athletic en la mayoría de los conceptos del juego y ni siquiera se arredró cuando perdió un efectivo por expulsión. Esta vez el destino sonrío al equipo que menos hizo, aunque anotase las dos, no firmó más si se descuenta el gol, ocasiones nítidas de un encuentro que se disputó a un ritmo exagerado por culpa del empeño del anfitrión, que ve frustrado su sueño continental. Este objetivo es desde ayer más asequible para un Athletic que deberá confirmar su candidatura con una imagen muy distinta a la que anoche dejó flotando en Ipurua.

No tuvo su día el Athletic. Estuvo sometido durante el primer tiempo por el entusiasmo y dinamismo de su rival, y tampoco supo gestionar la media hora larga en que actuó con un hombre más. Tanto es así, que se pudo interpretar que daba por bueno el empate, pese al valor objetivo de los puntos en liza. Los jugadores rojiblancos se mostraron remisos, fallones, sin jerarquía para plasmar sus virtudes, excesivamente pendientes de la animosa propuesta armera. Y los cambios elegidos por Valverde, además de revelarse estériles, contribuyeron a alimentar esa idea de que se conformaban con el punto, conscientes de que, visto lo visto, el empate inicial era una gran conquista.

El Eibar saltó a Ipurua dispuesto a pegarle fuego al derbi, convencido de que la intensidad elevada a la enésima potencia le colocaría en el camino correcto. Y gracias al formidable esfuerzo físico desplegado se adjudicó la iniciativa y el control. Las mejores sensaciones le correspondieron sin discusión, si bien su reflejo en oportunidades fue nulo. Este dato fue casi lo más destacable en el balance rojiblanco. Una única intervención a remate directo, que en realidad llevaba la intención de centro por parte de Inui, tuvo que realizar Arrizabalaga, a dos minutos del descanso. La superioridad local apenas propició envíos al área que nunca hallaron destinatario, pero sí que sirvió para desfigurar al vecino que, impotente para frenar tanto ímpetu, se pasó toda la primera mitad respondiendo a las acometidas. Cuando no corrían detrás de los armeros, los de Valverde optaban por sacarse la pelota de encima buscando por la vía rápida a Aduriz o a Williams, que un día más formaron pareja en punta mientras Raúl García se escoraba a la derecha.

El derroche del Eibar, aparte de estéril en el último tercio de terreno, se antojaba insostenible con el avance del cronómetro y en efecto el cuarto de hora inicial fue quizá la fase más inquietante para los intereses del Athletic, más que nada porque tardó un rato en ubicarse y fijar los emparejamientos. A raíz del primer córner contra la meta de Yoel, el equipo ganó algo de presencia, nada que arrebatase el mando al Eibar, que en adelante persistió en su afán por meterle muchas revoluciones al choque sin lograr apabullar como lo hizo de salida. La impresión de que uno tenía prisa por llegar al gol y el otro, poco a poco, iba introduciendo los ajustes precisos para ir orientando el choque hacia derroteros distintos fue imponiéndose.

No obstante, se echó de menos algo de posesión y elaboración en las filas visitantes. En suma, proponer algo que obligase al Eibar a recular y trabajar en tareas de contención. Sin duda, la convicción de que hicieron gala los de Mendilibar para mantener el pie pisando el acelerador marcó el primer acto y sin embargo, a efectos prácticos, tuvo más peso la labor de contención ajena, un modo de replicar que podía sugerir una calma aparente y no disimulaba la incapacidad para plasmar argumentos sólidos que le hicieran acreedor a una victoria necesaria.

LA EXPULSIÓNEl panorama experimentó un vuelco a raíz de la expulsión de Escalante, que cometió una acción impropia de un profesional porque no ofreció duda alguna al árbitro para mostrarle la roja y sobraba por la zona en que arrolló a Muniain. Previamente, en el arranque de la reanudación, pudo tomar ventaja el Eibar, pero Arrizabalaga se hizo grande ante un Enrich forzado para conectar en el área chica el pase de Pedro León. En inferioridad, el conjunto local no le perdió la cara al partido, al contrario continuó amasando posesión, lo cual no dejaba en buen lugar al Athletic, que al menos se anotó las situaciones más francas para marcar.

Primero fue Raúl García, enganchando una volea de zurda que estampó en el palo derecho de Yoel, quien cinco minutos después realizó la gran parada desviando un tiro a bocajarro de Muniain, habilitado gracias a un estupendo servicio de Williams. Un par de intentos, poco en realidad para doblegar a un Eibar siempre entero y bastante más inspirado con la pelota. La entrada de Beñat no aportó creatividad, faceta que casi se redujo a las intervenciones de Muniain entre líneas, con Raúl García y Aduriz apagados y San José, intrascendente. Las sustituciones posteriores tampoco favorecieron un crecimiento del juego: Sabin no la olió y Susaeta ingresó tardísimo.

Es posible que Valverde estuviera pensando en la jornada del jueves para retirar a dos de sus goleadores más reputados y la fórmula cuajó porque cuando todo apuntaba al reparto de puntos, Raúl García materializó el triunfo con una volea de las suyas. Corría el último minuto del añadido y el navarro forzó una falta en el vértice del área, Beñat la ejecutó por encima de la barrera, Yoel repelió al límite, Ramis alejó la pelota como pudo y, según le caía, Raúl García embocó a puerta vacía. Mejor desenlace imposible desde la óptica rojiblanca. Cruel para el Eibar.

estadísticas

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120