La otra mirada

Corrupción sin reprobación social

Por Nekane Lauzirika - Lunes, 24 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Columnista Nekane Lauzirika

Galería Noticia

Columnista Nekane Lauzirika

Como a la mayoría, me obligaron a memorizar y recitar el horaciano Beatus ille… “¡Qué descansada vida…” de fray Luis de León. Me inunda su melancolía, de modo que consciente de vivir atrapada en la jaula digital, mantengo irreductible la esperanza del beatus ille junto a la certeza del tempus fugit. Aunque lo tenga difícil, porque la trastienda cotidiana de corruptelas públicas en todos sus grados y niveles me desasosiegan como ciudadana, como votante y especialmente como pagana fiscal.

Si usted roba-despista o se come un bombón en el súper difícilmente se lo reprochen. Pero en Boston un padre le obligó a su hijo a volver con el papel del chocolatina a pagarlo después de salir del comercio, por cierto, sin cajero físico.

Quién no se ha saltado una cola, un semáforo en rojo, una lista de espera… todos listos y sin reproche alguno para el espabilado.

Al alférez provisional José le asignaron al transporte de tropa y pertrechos. Al coger gasolina para sus vehículos;detrás, varios particulares de oficiales repostaban a cuenta de lo que él firmaba. El joven oficial recibía mejores servicios, días de libranza… sin reproches mutuos, ¿para qué?

Recuerdo el billete de 100 pesetas del alcalde en el cepillo dominical cuando un obrero ganaba 800 pesetas a la semana. Salió sin mácula (se confesaba) por la puerta trasera de la política;eso sí, con un bolsón millonario tras una suculenta recalificación de terrenos.

Hace poco al rector de una universidad le demandaban por plagio en sus textos. Ni dimitió, ni recibió reproche corporativo ni social;es más, sus compañeros de cátedra le defendían, por compadreo o, peor, por hacer ellos mismos similar latrocinio intelectual.

Es conocido el rifirrafe entre el ciego y su lazarillo por el racimo de uvas. La España cañí de pícaros y listillos que copian o plagian, que se cuelan, evaden al fisco o se salta la cancela del metro…, y después, cuando lo cuentan como una batallita en su ámbito vital… en lugar del reproche, casi desde una cierta admiración obtienen laureles de triunfador. No es casualidad que en España un 25% del PIB sea B;pero no hay reproche moral, ético ni moral alguno. Y sin culpa ni reproche social… las leyes quedan enmascaradas.

No toda la ciudadanía de este país, ni muchísimo menos, está en la mordida, la astilla o la corrupción, pero la mayoría o pasamos del reproche ético-moral a la reprobación social. De hecho, a mayor corrupción pública, más votos y poder para el corrupto. Será porque en país de confesionario bastase con cinco Avemarías como estropajo limpiatodo. ¿Cómo castigará el juez la corrupción de quienes estos socialmente admirados listillos? ¿Por esto sus juicios duren diez años? ¿O quizá porque los pocos condenados sean probablemente indultados?

Recién han descubierto el exoplaneta LHS 1140b muy similar a la Tierra: tiene agua líquida y atmósfera con oxígeno, … Un “punto azul pálido” habitable a solo cuarenta años luz. No parece mal lugar para el beatus ille.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120