Obispos vascos, fuera de conflicto

Aitor Castañeda Zumeta Profesor de Comunicación Social en la UPV/EHU - Domingo, 23 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Leo con curiosidad la noticia que ha saltado recientemente a las portadas de los diarios locales, anunciando el descontento del obispo de Donostia, José Ignacio Munilla, por la asistencia del arzobispo boloñés Mateo Zuppi -al parecer experto en desarmes y resolución de conflictos bélicos- a Baiona el día del histórico desarme de ETA, quien al parecer asistió a título personal y sin ser la voz del Vaticano. El prelado donostiarra ha criticado a través de Radio María la asistencia del italiano, generando a su vez cierta brecha con el PNV, quien tampoco asistió a los actos, pero que al parecer marca alguna distancia ideológica que en tiempos pasados pareció ser más armónica entre el principal partido del Gobierno vasco y los pastores de las tres diócesis de Euskadi.

Sin entrar en detalles sobre las relaciones de los prelados con los jeltzales, y sin desear tampoco valorar el recorrido de la iglesia vasca en relación al espinoso conflicto armado, sí desearía trasladar a la opinión pública la que la Iglesia, independientemente del ámbito geográfico a la que se la circunscriba, no debe, por moral aperturista, inmiscuirse en asuntos políticos, a fin de dejar en manos de los fieles la opinión sobre tales problemáticas. Ello es así porque en materia fuera de dogma de fe, un obispo no debe proponer su opinión en lo opinable, ni mucho menos imponerla.

Es cierto que una buena parte de la sociedad vasca pudiera haber valorado positivamente la presencia de los obispos de las diócesis de Bilbao, Donostia y Gasteiz (a quienes en tal caso habría que haber sumado a los de Iruña y de Baiona) en la capital labortana el día del desarme, pero tampoco hubieran faltado quienes lo hubiesen criticado -sin ir más lejos, el propio Munilla no expresó su opinión en público hasta recibir una llamada de un fiel pamplonés a Radio María, quien se lamentaba de la presencia de Zuppi en Iparralde-. Así las cosas, estimo muy adecuada la opción de los prelados de no haberse personado en un acto no exento de controversia, y a cuyo respecto ya habían escrito una Pastoral los cuatro obispos de Hegoalde, dejando claro que el desarme requería, para ser suficiente, de un pronto desarme, algo que con mayor o menor prisa reclaman todos los demócratas. Si las palabras de Munilla son más o menos acertadas, es un tema discutible desde el punto de vista de cada cual, que en nada debe salpicar las buenas formas de hacer ni en el ámbito político, ni en el religioso.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120