DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Aymeric Laporte Jugador del Athletic

“Siempre iré de cara con el Athletic”

En su primera entrevista con DEIA, Aymeric Laporte (Agen, 1994) habla sin tapujos de todos los temas. Seguido por clubes de media Europa, su apuesta es el Athletic

Una entrevista de Aitor Martínez. Fotografía de Juan Lazkano - Domingo, 23 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Galería Noticia

Aymeric Laporte

bilbao- Indiscutible en la defensa rojiblanca desde su debut con 18 años, Aymeric Laporte ha tenido claro que lo suyo era el fútbol. “Siempre he sido ambicioso, un poco gallo y con ganas de comerme el mundo. Esa era mi idea. Y aquí estoy peleando día a día para que esto siga siendo así”, confiesa el central francés, que por ahora no piensa en cambiar de aires.

¿Hasta qué punto es feliz ahora mismo en el Athletic?

-Hasta el punto de que he firmado cinco veces desde mi debut. Estoy muy a gusto y lo he demostrado con esas cinco firmas. Ese es el ejemplo que demuestra que estoy feliz.

¿Y en el plano personal?

-Estoy muy bien en todos los aspectos. Mi familia está muy contenta con lo que estoy haciendo. Si estoy bien y mi familia también, todos muy contentos.

La vida de un futbolista puede parecer fácil: fama, dinero, reconocimiento público... ¿Es tan fácil como lo pintan?

-Puede parecerlo, pero luego hay que vivir el día a día. Hay muchas cosas que se te facilitan, pero otras que se vuelven en contra. A veces también se puede generar una imagen tuya que realmente luego no corresponde a la realidad. Hay que tener cuidado con esas cosas. Cuidarlas. Puedes aparentar una cosa y ser totalmente diferente. La gente que está cerca sabe cómo soy y me valoran así. Fuera tal vez no es así, pero para bien o para mal.

Sí parece que su vida privada es menos pública que la de otros jugadores del primer equipo.

-Sí. Me gusta tener mi espacio, compartir las cosas con la gente que considero oportuno. Prefiero guardar mi entorno.

¿Echa algo de menos de cuando era un futbolista anónimo?

-La palabra anónimo lo dice todo. Evidentemente hay algunas cosas que me gustaría que fueran diferentes. Cuando viajas, aunque quieras desconectar, siempre hay alguien que te reconoce.

Me consta que cuando llegó al Athletic tuvo algún momento de bajón.

-Sobre todo porque estaba lejos de mis padres. Mi familia lo es todo para mí. Siempre peleo para que ellos se sientan orgullosos de mí y es lo único que me importa a día de hoy.

¿Fue duro llegar tan joven a Bilbao?

-Bueno... estaba preparado, porque llevaba ya tres años fuera de casa. Vivía a una hora, pero solo volvía a casa los fines de semana. Eso me sirvió como preparación. Pero de esa situación pasé a ver a mis padres una vez cada tres meses. Y para un chaval de 15 años es complicado.

¿Le costó adaptarse?

-No... La vida es diferente, pero vine con otros cuatro compañeros franceses y eso me ayudó muchísimo para estar a gusto.

¿El idioma fue una barrera?

-La verdad es que no. Aprendí bastante rápido. Me equivocaba muchas veces, como lo sigo haciendo (se ríe), pero no fue un problema importante.

¿Quién fue su principal apoyo a su llegada a Bilbao?

-Esos cuatro compañeros y mis padres, que me llamaban a diario.

¿Qué fue lo peor de aquello?

-Echar de menos a mis padres. Además, la primera temporada no pude jugar y aquello fue muy duro. Pero sobre todo el problema es que soy familiar, me gustaba estar cerca de ellos y tenía que estar aquí, en la residencia.

¿Llegó a pensar en dejarlo todo?

-No, nunca. Lo que sí me decía a mí mismo es que si no llegaba a la élite me iba a arrepentir muchísimo de lo hecho.

Supongo que lo dice porque se estaba perdiendo muchas cosas de la infancia...

-Así es. Era perder muchísimas cosas para poder llegar a la élite. Era un sueño y lo he conseguido. Eso sí, queda mucho por delante todavía y trabajo día a día para que esto pueda ser muy largo.

Aunque solo tiene 22 años, cumplirá 23 el próximo 27 de mayo, parece todo un veterano. Si echa la vista atrás, ¿cree que mereció la pena tanto sacrificio?

-Sí. Ya solo el primer año que hice con Marcelo Bielsa compensó todo lo realizado anteriormente.

¿Cuando debutó pensaba que sería capaz de alcanzar este nivel?

-Siempre he sido ambicioso, un poco gallo y con ganas de comerme el mundo. Esa era mi idea. Y aquí estoy peleando día a día para que esto siga siendo así.

De no haber sido futbolista, ¿qué le hubiera gustado ser?

-Antes de llegar ya había hecho un curso de albañil. Me gustaba lo relacionado con la construcción. Pero nunca sé qué hubiese sido.

¿Cree que le ha ido todo muy rápido?

-Sí, pero en la mayoría de los casos de los jugadores que están debutando en estos últimos años está sucediendo así. Las cosas van cambiando, los jugadores nuevos destacan antes, al público le gusta ver gente joven... En mi caso fue muy rápido, de un día para otro. Empezó en Israel y luego encadené varios partidos. Y hasta hoy.

Con solo 22 años lleva 187 partidos con el Athletic. Está a nada de alcanzar los 200. ¿Se para a pensar en ello?

-Sí. Me gusta la idea de los 200 partidos. No todo el mundo alcanza esas cifras y menos con mi edad. Muchas veces lo pienso y me digo que hace diez años hubiese firmado alcanzar la mitad con 25 años. Pero ya que estamos, a pelear para conseguir más.

¿Qué recuerda de sus primeros días en el vestuario del primer equipo?

-Intenté hacerlo bien día tras día, entrenar fuerte... Además, cuando aquello estaba Bielsa y eran muy intensos. Los veteranos, Gurpegi, Iraola... y el resto me ayudaron muchísimo. Destaco sobre todo a Gurpegi, que éramos la pareja de centrales. Me ayudó mucho cuando yo empezaba y a día de hoy lo sigue haciendo. Es como mi padre deportivo.

Dicen que llegar es fácil, que lo complicado viene después.

-Es muy difícil llegar a debutar, pero muy difícil mantenerse. Evidentemente tienes competencia, tienes que rendir al máximo nivel. Si eres nuevo, demostrar que vales más que los demás. En el Athletic es más fácil quizá que en otros equipos con más mercado, pero hay muchísimo nivel. Jugadores muy muy buenos. Hay que pelear para ganarse el puesto cada día.

¿Puede ser fácil acomodarse?

-No. Porque si te dejas llevar el entrenador te llamaría la atención. Cuando alguien hace algo mal hay toques de atención. Para eso están los entrenadores.

¿Ha vivido algún momento más duro que el de la última lesión?

-Creo que no. Fue un palo tremendo. Ahí me di cuenta realmente de lo complicadísimo que es recuperar el nivel de nuevo. La gente desde fuera no lo ve. Juegas, pero la gente desde fuera no siente lo que sientes tú en lo que al dolor se refiere. Ante esa situación te sientes impotente.

¿Cuándo fue consciente de que estaba totalmente recuperado?

-No sé exactamente. Pero siempre hay algún síntoma, alguna molestia. Hay días que no noto nada y otros que sí. Ahora toca ver qué dicen los médicos, si me quitan la chapa (se señala al tobillo derecho) o no. Eso ya se verá más adelante. Con paciencia.

¿Cree que esas molestias le impidieron jugar al 100%?

-No voy a poner ninguna excusa. Si juego es porque puedo, sino no jugaría. Hay momentos bajos y otros altos. Nos pasa a todos. Otra cosa es que tenga más o menos repercusión.

Hace poco dijo que no le pusieran en un compromiso cuando preguntaron si había recibido alguna oferta en el mercado invernal. ¿Puede explicar aquello?

-Realmente fue que me expresé mal. Tampoco tengo que dar muchas más explicaciones. Lo que he hecho hasta ahora está demostrado por escrito, no es verbal. Valen más los hechos que las palabras. Solo tengo que decir eso. Estoy muy a gusto aquí. He renovado cinco veces, la última el pasado verano, cuando me pude haber marchado. La gente que me conoce y sabe de esto puede entender lo que he querido decir.

Acostumbra a tener buenas palabras para Guardiola ¿Cómo fue decirle no al Manchester City?

-Guardiola es un entrenador increíble, tiene una filosofía de juego que encaja mucho con mi idea. Siempre ha sido un referente. Respecto a lo de rechazar... hay muchas cosas alrededor de eso. Una de ellas, la lesión. Para mí era importante recuperarme al 100%.

¿Esa fue la principal razón?

-No, evidentemente no. Hay muchas más cosas. Ya lo he dicho un montón de veces. Es el reconocimiento a lo que me ha aportado el Athletic todos estos años. Tengo claro que me ha dado mucho y yo he intentado darlo todo. Me necesitaban y he respondido favorablemente.

¿Qué fue antes la oferta del City o la del Athletic?

-Yo había renovado ni seis meses antes. Había pasado poco. Me quedaban entonces tres años y medio de contrato. Estaba tranquilo. Hubo varias ofertas y el Athletic se puso en contacto conmigo.

¿Es fácil la comunicación con el club?

-Sí. El Athletic tiene gente muy profesional en ese aspecto y trabajan muy bien.

En su última renovación el club le aumentó la cláusula rescisión de 50 a 65 millones. ¿Considera que pese a ello sigue siendo una cifra asumible para algún club?

-No tengo ni idea. Esa es una pregunta para los clubes. Lo único que pienso es en terminar bien la temporada.

Hace poco dijo en una entrevista que el dinero no lo es todo, que hay cosas más importantes. ¿Cuáles enumeraría?

-La vida en general, la calidad de vida. El respeto, lo que te ha podido dar el club. Eso hay que reconocerlo. No con dinero, sino con hechos. Quedarme en el Athletic es un ejemplo.

Hace no mucho hubo jugadores que juraron amor eterno y luego salieron. ¿Es mejor ir de cara?

-Con el club tengo una relación exquisita. Siempre que haya algún otro equipo de por medio iré de cara tanto con el público como con el club. No voy a mentir en ningún momento. No tiene ningún sentido engañar a un club que, como el Athletic, me ha dado tanto en estos años. Daré lo máximo posible mientras esté aquí. Si estoy mucho tiempo, mejor. Si hay algún movimiento, siempre iré de cara. De momento no hay nada planificado.

Entiende que, tal y como sucedió el pasado verano, ¿se vuelva a hablar de usted en unos meses?

-Sí, y estoy muy tranquilo. Lo que me preocupa es seguir jugando bien, tal y como estoy haciendo últimamente. Seguir demostrando que valgo y que puedo ser uno de los mejores centrales de Europa. Es lo único que me preocupa a día de hoy.

¿Se ve mucho tiempo en el Athletic?

-Para eso he firmado tanto tiempo.

Su continuidad en el conjunto rojiblanco podría depender de que Valverde responda con un sí a la oferta de renovación de Urrutia?

-No lo sé. Me llevo muy bien con Ernesto. Me dice las cosas buenas y las malas y en ese aspecto me viene bien. Tenemos confianza para hablar de todo. Para mí es uno de los mejores entrenadores que he tenido hasta ahora. Supongo que no influye, pero el caso es que yo me llevo muy bien con él.

¿Se atreve a mojarse con el futuro de Valverde?

-No, no me atrevo. Lo que haga, estará bien hecho. Ha cumplido cuatro años aquí, estuvo antes... No hay tantos entrenadores que hayan estado tanto tiempo en un club. Si se queda, mejor para todos. Si se va, le deseo lo mejor del mundo.

¿Hablan de ello en el vestuario?

-No, la verdad es que no somos mucho de hablar de ese tipo de cosas. Lo que tenga que ser será, digo yo. Nosotros no vamos a cambiar nada, no tenemos ni voz ni voto en este asunto. Que decida él.

Hay voces que apuntan a Ziganda como sustituto de Valverde. Aunque durante unos pocos meses, pero usted ya le tuvo como entrenador.

-Fueron seis meses, pero aprendí muchísimo, sobretodo en el plano personal. Es una persona que trabaja muy bien y los jugadores en general siempre hablan bien de él. No tengo ninguna duda de que lo podría hacer muy bien.

Sin duda, es el que más y mejor conoce a un gran grupo de la plantilla.

-Sí, nos ha entrenado a la mayoría. Pero si coge el equipo hará lo que él crea mejor.

Cambiemos de tercio. ¿Imaginaba al inicio de la temporada que el Eibar estaría donde está?

-Todos los años hay sorpresas. Están peleando y jugando bien. Tenemos que ser mejores que ellos, ir a por el partido e intentar ganarlo. Ese es el objetivo.

Dani García, capitán armero, ha dicho que ustedes son los favoritos.

-Será que es porque llevamos más tiempo en Primera, pero nunca se sabe lo que puede pasar en un partido. Muchas veces hay sorpresas. Si somos favoritos intentaremos demostrarlo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120