ENKARTERRI

El pincel que dará color a Zalla

Aitziber Ibargüen dibujará el mural en recuerdo del bombardeo de Zalla de junio de 1937

La obra sella su retorno al municipio con el sueño de abrir un espacio para la creación artística

Elixane Castresana - Jueves, 20 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Aitziber Ibargüen.

Aitziber Ibargüen.

Galería Noticia

Aitziber Ibargüen.

Zalla- Un pueblo de colores, lleno de arte con la participación activa de los vecinos. El Zalla en el que cree Aitziber Ibargüen empezará con un canto a la esperanza para representar una de las mayores tragedias del municipio. Cuando se enteró de que se había convocado un concurso para decorar un mural con motivos inspirados en el bombardeo de 1937, Aitziber Ibargüen sintió “que las piezas comenzaban a encajar”. Su boceto arrasó en la votación popular entre los cuatro finalistas con el 59% de apoyos y el jurado ratificó el veredicto. La carta de presentación para el proyecto de abrir un espacio de creación.

Feliz tras encargar el material para ponerse manos a la obra cuanto antes, espera en que la climatología se porte bien para cumplir con la idea de inaugurar el mural coincidiendo con el ochenta aniversario de la tragedia, el 21 de junio. Hasta que, hace cinco años se inició una labor de recuperación de la memoria histórica con la creación de un grupo de trabajo municipal y la recopilación de testimonios no todo el mundo conocía que la aviación fascista causó decenas de muertos en Zalla. Fue, precisamente, este grupo quien impulsó junto con el Ayuntamiento el certamen que dejará un recuerdo visual permanente.

Cuatro obras resultaron elegidas finalistas. “Con estilos totalmente distintos”, valora Aitziber. El jurado, que tuvo en cuenta la orginalidad, técnica y viabilidad de las propuestas, así como la valoración ciudadana la proclamó ganadora. Desde el principio supo que “no quería representar bombas ni aviones”, sino apelar a los sentimientos. Escuchó las historias de los mayores, que hablaban de “cómo la gente se escondía en el puente que hay cerca de La Magdalena y de que las bombas caían sobre el prado de Martintxu, en Otxaran” y rebuscó en archivos sobre la Guerra Civil, “no expresamente de Zalla” para dar forma en tres semanas a una composición en la que “también prima el color”. Dos niños juegan con escombros, al lado de una mujer que parece rezar, una madre que camina de la mano de su hijo mientras mira al cielo y otras dos mujeres emergen de un muro. En el centro, la referencia escrita al aniversario, en tamaño bien visible, “para destacar la fecha”. Los motivos que Aitziber ha elegido se asemejan a las fotografías en blanco y negro que encontró, “complicadas de encajar en el formato” que “sufrirán algún cambio al adaptarlo al muro” de treinta metros cuadrados en la céntrica calle Nuestra Señora del Rosario. “Lo que en papel ocupa dos milímetros se va a apreciar mejor, así que habrá leves modificaciones con respecto al boceto. Me gustaría dibujar una flor en los escombros que tocan los niños. Aplicaré spray y luego lo retocaré”, matiza.

Aitziber vivía fuera cuando se lanzó a cumplir su verdadera vocación: estudiar Bellas Artes. Regresó a Zalla y, gracias a una beca, cursó trece meses de la carrera en Argentina en 2011, durante los cuales descubrió otras culturas y lugares. Conocer la ciudad chilena de Valparaíso “marcó un antes y un después”, recuerda. Al concluir los estudios hizo las maletas otra vez rumbo a Argentina “para trabajar con Gustavo Reinoso”, un artista emergente. Transcurridos dos años, siguió el consejo de Reinoso: “Llena tu pueblo de colores”.

Poco después de retornar a Zalla, le llegaron noticias de que el Ayuntamiento buscaba la imagen del bombardeo para ornamentar un muro de 9,6 metros de largo por tres de alto en una de las vías de acceso a la localidad. ¿El Guernica del municipio? “No me atrevería a compararme con Picasso”, asegura, a pesar de que en ambos casos los dibujos son herramientas para retratar los horrores de la Guerra Civil.

Es el primer paso para la iniciativa con la que sueña: poner en marcha un local en el que pueda realizar sus propias obras al mismo tiempo que impartir clases de dibujo y pintura a vecinos de todas las edades y fomentar proyectos comunes: “Tengo claro que sería en Zalla, aquí se pueden hacer cosas muy interesantes”, visualiza.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120