kostaldea

Garraitz desentierra su historia

Los grupos Atakaba y Aranzadi trabajan estos días en la excavación arqueológica de la isla

Aritz Erdaide - Viernes, 19 de Agosto de 2016 - Actualizado a las 06:02h

Una veintena de voluntarios ayudan estos días a los grupos culturales en las labores arqueológicas sobre el terreno

Una veintena de voluntarios ayudan estos días a los grupos culturales en las labores arqueológicas sobre el terreno (A.Erdaide)

Galería Noticia

Una veintena de voluntarios ayudan estos días a los grupos culturales en las labores arqueológicas sobre el terreno

Lekeitio- El pequeño islote de Garraitz es el silencioso vigía de todos aquellos barcos que entran y salen del puerto de Lekeitio y el lugar de peregrinaje de los bañistas que asaltan sus terrenos por el camino que queda al descubierto cuando baja la marea. Un lugar deshabitado hoy en día, pero que tuvo inquilinos tiempo atrás y, sobre todo, una historia que ahora intentan desenterrar los grupos Atakaba y Aranzadi. Un trozo de tierra que ha conocido batallas entre ingleses y franceses durante la época de la guerra de la Independencia, lugar donde trasladaban a los enfermos en los años de la peste, y localización de distintas edificaciones militares y religiosas como un beatería y una ermita, entre otros.

“En la isla de Garraitz hay unas viejas estructuras como los restos de antiguas paredes que estaban cubiertas por la vegetación y apenas eran perceptibles. El año pasado empezamos a limpiar toda la zona con la ayuda de voluntarios. Ahora, gracias a esta labor, hemos dejado al descubierto esos restos y hemos visto que hay diferentes estructuras repartidas por el lugar”, apunta Jon Zubiaur, miembro del grupo cultural local que está trabajando sobre el terreno bajo la dirección del arqueólogo y etnógrafo de Aranzadi Alfredo Moraza.

Muchos de los hallazgos se han podido encontrar con solo retirar las hierbas que los cubrían, aunque este año han querido ir más allá y han iniciado labores de exploración para descubrir qué es lo que puede permanecer escondido bajo tierra. La mayoría de los restos están ubicados en la zona sur de la isla, muy cerca de las escaleras que dan acceso al lugar tras cruzar la pasarela que la une con la playa de la localidad costera y donde existe un asentamiento de uso religioso.

“Hay documentación en el archivo de Lekeitio que acredita que en el siglo XVI hubo una sacristía, un beaterío y una ermita dedicada a San Nicolás y San Sebastián” detallaba Zubiaur. En el siglo XVII se instalaron los frailes franciscanos durante cuatro décadas y se conoce que los restos que están en la parte más alta de la isla son de origen militar y que fueron ocupados por los franceses a comienzos del siglo XIX. Gracias a toda la información histórica existente ha sido posible identificar los distintos restos.

“Este año, como el anterior, contamos con la ayuda del arqueólogo y etnógrafo Alfredo Moraza. Hemos querido indagar en lo que se había descubierto hasta ahora y saber si debajo se escondía algo para poder conocer más cosas”. Entre los restos donde estaba la ermita han aparecido algunas losas;y en el punto más alto de la isla también han hallado signos de que hubo una fortaleza. “Estamos retirando piedras y aunque todavía no hemos sacado gran información, estamos trabajando sobre el terreno”.

Los trabajos comenzaron el martes y durarán hasta mañana con un grupo de trabajo conformado por una veintena de voluntarios. Todo comenzó el año pasado con otros cuatro días de labores y la respuesta que obtuvieron fue exitosa. Viendo las ganas y el interés de la gente que participó, este verano han vuelto a organizar estas jornadas y en esta ocasión, ademas, se han animado a estudiar lo que está oculto bajo tierra. Con todo lo hallado queda claro que Garraitz es una isla que atesora una importante huella humana y arquitectónica escrita durante siglos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

    Últimas Noticias Multimedia

    destacado mail

    • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
    • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
    • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120