DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Memoria histórica

La singladura olvidada de los Basterretxea

Se cumplen 130 años del natalicio de Francisco Basterrechea, figura del PNV y padre del escultor Néstor

Un reportaje de Iban Gorriti - Domingo, 31 de Julio de 2016 - Actualizado a las 06:04h

votos |¡comenta!
Néstor Basterretxea ha dejado como legado muchas obras de memoria histórica.

Néstor Basterretxea ha dejado como legado muchas obras de memoria histórica. (DEIA)

Galería Noticia

  • Néstor Basterretxea ha dejado como legado muchas obras de memoria histórica.

EL 18 de julio se cumplieron 130 años del natalicio de Francisco Basterrechea Zaldibar, a quien se podría presentar de forma resumida -y quizás, poco justa- como el padre del famoso artista vizcaino Néstor Basterretxea. Tanto el perfil del primero -menos conocido por la mayor parte de la ciudadanía- como del segundo guardan estrecha relación con el sufrimiento de la Guerra civil. Ambos, en su exilio, vivieron la terrible singladura del barco Alsina que huyendo del franquismo y del nazismo partió de Marsella con rumbo a la paz de Argentina, y el viaje previsto de quince días duró dos años, con seis meses retenidos en Dakar, Senegal.

Pero, ¿quién era el padre de Néstor? ¿Quién era Francisco Basterrechea Zaldibar? Desde Sabino Araba Fundazioa le reivindican como “una figura importante dentro de la historia del PNV, pero que, sin embargo, ha quedado un poco relegada al olvido”, valoran.

Padre del citado pintor, escultor, diseñador y director de cine vizcaino que nació en Bermeo el 6 de mayo de 1924 y falleció el 12 de julio de 2014 en Hondarribia, Francisco fue abogado, fundó Juventud Vasca en su villa natal, fue diputado junto a José Antonio Aguirre, así como miembro de Eusko Ikaskuntza y de la Comisión de Autonomía surgida del Congreso de Bergara de 1930.

Durante la Guerra Civil se exilió en Francia y colaboró con el Gobierno vasco, hasta que viajó a Buenos Aires incorporándose a las labores de la delegación vasca en la capital argentina, que dirigió desde 1946 y hasta 1952.

En 1945 formó parte del consejo de redacción de la revista Galeuzca, en la que publicó diversos artículos. Junto a Santiago Kuntxillos fue uno de los miembros fundadores del Instituto Americano de Estudios Vascos que dirigió Andrés María de Irujo. En 1952 regresó a Europa. Falleció en Madrid el 9 de diciembre de 1975 y fue enterrado en su pueblo natal, Bermeo.

Un programa de ETB, Creadores vascos, entrevistó a Néstor quien aseguró que “durante mucho tiempo mi vida fue una película. Me habían metido en el reparto”, declaraba a cámara. En el espacio emitido recordó su vida en París cuando su aita trabajaba en la delegación vasca de la capital francesa. Curiosidades como que con 14 años, fue uno de los primeros en ver elGuernica de Picasso. “El gobierno republicano le encargó a través de Ucelay un cuadro a Arteta, el más emblemático del momento, y este no quiso. Es más, se mató de forma tonta en México”, relató y fue más allá: “En ese tiempo, Picasso estaba en París y le enseñó un cuadro en exclusiva a Manuel Irujo. Irujo le dijo que le daba rabia verlo y Picasso le dijo que ese era lo que él quería”.

Según el relato de Basterretxea, Jauregi, que había sido senador, le pidió a Picasso a ver si cedería el Guernica al Gobierno vasco “porque los muertos son nuestros”. Y, al parecer, obtuvo respuesta positiva: “Jauregi fue corriendo a donde José Antonio a decirle: Picasso nos regala el Guernica”. El testimonio del escultor quedó grabado en Creadores vascos.

En aquel programa también habló del barco Alsina, en el que coincidió con el presidente de la segunda República española, Niceto Alcalá-Zamora. “Era un hombre graciosísimo, muy andaluz hablando. Por su experiencia tenía mucho que contar. Era muy comunicativo, muy digno. Él quería dormir como nosotros en el suelo, pero no se lo permitían”.

Pero aquel barco que soltaba amarras en Marsella fue apresado en Dakar. Arantzazu Amezaga Iribarren detallaba la amplia presencia vasca en la nave en un artículo. “La familia Arechavaleta Txintxurreta, él llegaría a ser en Caracas Delegado del Gobierno Vasco;la familia Anuncita;el matrimonio Olivares, él conocido como Tellagorri;la familia Pitaluga;el matrimonio Monzón, el Consejero de Interior del primer Gobierno vasco, escritor y cofundador de Herri Batasuna;la familia Basterretxea;la familia Madariaga, ella, hermana del primer lehendakari vasco, José Antonio Agirre, y el matrimonio Amezaga, él conocido escritor y traductor. Mis padres”, matizaba.

La flota inglesa dominaba todo el frente atlántico y detenía a todo barco no aliado. El Alsina también sufrió esta decisión porque portaba bandera de “la Francia de Vichy”, firma del armisticio con la Alemania nazi.

El barco que ansiaba la libertad no contaba con el Navy Cert. Estuvieron 496 días de peregrinaje. “A veces me pregunto -concluye Arantzazu Amezaga- cómo pudieron sobrevivir con semejante dignidad ante tanta adversidad como la que padecieron. Pero aquellos pasajeros de la libertad fueron el símbolo, dentro de su absoluta indefensión, de la entereza vasca de resistir para sobrevivir”.

Néstor Basterretxea era entonces un chaval. “Todo lo que allí viví se me despertó más tarde, en Buenos Aires. No podía ver una noticia que hablara de guerra. Lo pasaba muy mal y lo fui reflejando. Todo consta en ti”, manifestaba a ETB quien al regresar a Euskal Herria “no quería morirme sin pintar Arantzazu, como me habían prohibido. Y pinté un Cristo de espaldas. El obispo Setién me dijo que pintara un Cristo de espaldas en cualquier lugar de la cripta, pero no en el altar, que eso no podía ser y lo giré, pero le puse furioso, que pide cuentas a quien entra por la puerta con cara de carlista”, concluía quien dejó obra escultórica de memoria histórica en Matxitxako, Gernika u Otxandio.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Historias de los vascos

ir a Historias de los vascos »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120