DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Más información: www.institutoigin.com

Embarazo por encima de los 40

La gestación en mujeres que han llegado a los 40 añospuede resultar un objetivo difícil de conseguir en muchoscasos, ya que la calidad ovocitaria y la reserva ováricadisminuyen de forma importante a esta edad. Lastécnicas de reproducción asistida, como las que ofrecen laClínica iGin de Bilbao, pueden ser el camino más corto

Un reportaje de Begoña Astigarraga - Martes, 17 de Noviembre de 2015 - Actualizado a las 12:00h

votos |¡comenta!
La gestación en mujeres que han llegado a los 40 años puede resultar un objetivo difícil. Fotografías de Jose Sampedro y Juan Lazkano

La gestación en mujeres que han llegado a los 40 años puede resultar un objetivo difícil. Fotografías de Jose Sampedro y Juan Lazkano

Galería Noticia

  • La gestación en mujeres que han llegado a los 40 años puede resultar un objetivo difícil. Fotografías de Jose Sampedro y Juan Lazkano
  • La gestación en mujeres que han llegado a los 40 años puede resultar un objetivo difícil. Fotografías de Jose Sampedro y Juan Lazkano
  • La gestación en mujeres que han llegado a los 40 años puede resultar un objetivo difícil. Fotografías de Jose Sampedro y Juan Lazkano

ESPECIALISTAS: Dr. Iñigo Davalillo y Dra. Flavia Rodríguez: Especialista en técnicas de Reproducción Asistida de la Clínica iGin.

EL hecho de que actualmente las mujeres opten por una maternidad tardía pasados los 40 ha llevado a un incremento en la aplicación de técnicas de reproducción asistida para el embarazo. La media de edad para la maternidad se sitúa en torno a los 33 años, una cifra que está muy por encima de la media en otros países europeos, lo que reduce considerablemente la probabilidad de que las mujeres lo consigan.

En el Centro Médico de Ginecología y Reproducción Asistida iGin, de Bilbao, conocen a fondo cómo poner solución a estas dificultades mediante la tecnología más avanzada y de la mano de un equipo de médicos altamente cualificados. “A partir de los 35 años existe un punto de inflexión en el que el descenso tanto de la reserva ovárica como de la calidad de los óvulos se acelera, y es a partir de los 40 años cuando este descenso se hace mucho más acusado. Si se consigue el embarazo con óvulos propios, la tasa de abortos alcanza casi el 50 por ciento en las primeras semanas de gestación”, señala la ginecóloga Flavia Rodríguez, del instituto iGin.

Las numerosas mujeres que busforma natural, sobre todo a partir de los 40 años, no deberían dejar pasar más de 6 meses. Si en ese plazo no lo consiguen se aconseja consultar con un especialista, ya que el tiempo corre en su contra y las posibilidades cambian mucho a partir de los 40. En un año puede haber una disminución drástica en la cantidad y calidad de los óvulos que produce la mujer”, explica la Dra. Rodríguez. “Por eso, es importante hacer de forma temprana un buen consejo reproductivo para poder mejorar las posibilidades de embarazo mediante técnicas de reproducción”. La tasa de éxito mediante estas técnicas está entre un 60-85%, dependiendo del caso y de la técnica finalmente utilizada”, puntualiza la ginecóloga.

TRATAMIENTO HORMONAL Existen diferentes opciones de tratamiento que se pueden ofrecer a mujeres a partir de los 40 años y que dependerán del caso en particular. Muchas tienen que recurrir a la fecundación in vitro, que implica un tratamiento hormonal durante unos 10-12 días para estimular, mediante inyecciones diarias subcutáneas autoadministrables, el crecimiento del mayor número de óvulos que sea capaz de producir el ovario de la mujer.

A continuación, se realiza una punción para obtener esos óvulos. Si se consiguen un número aconsejable de óvulos maduros –ocho o más– se pasa a la siguiente fase. Sin embargo, puede ocurrir que el número obtenido sea escaso. En esos casos, los óvulos se vitrifican (congelación) y se vuelve a estimular en el siguiente ciclo de la mujer hasta lograr el número de óvulos maduros adecuados para continuar con el proceso.

A partir de tener esos óvulos maduros, se microinyectan con los espermatozoides de la pareja, o con el semen del donante si se trata de una mujer sola, y esos embriones se dejan en cultivo. En este punto, el equipo médico de iGin recomienda realizar un diagnóstico genético preimplantacional (DGP). Se trata de un procedimiento que se practica antes de la implantación y que ayuda a identificar posibles defectos genéticos en los embriones creados. De este modo, se pueden prevenir alteraciones cromosómicas en los embriones. “Cuando hacemos fecundación in vitro a partir de los 40 años aconsejamos realizar un DGP. Es decir, analizamos los embriones para transferir solo aquellos que estén genéticamente sanos. Con ello detectamos potenciales problemas antes de que ocurran, como puede ser un aborto o cualquier otra alteración cromosómica, Síndrome de Down u otros”, explica el doctor Iñigo Davalillo, director del centro iGin.

Sin embargo, pueden darse casos en los que, después de una estimulación reiterada, no se hayan conseguido óvulos maduros. En estos casos es aconsejable recurrir a la ovodonación, una técnica cada vez más demandada por numerosas mujeres y parejas extranjeras que acuden a España a realizarla, debido a las largas listas de espera en sus lugares de origen o porque la legislación de sus países lo impide. El recurso de la ovodonación está recomendado también en otros casos, como en el de las mujeres que superan ya los 45 años. La probabilidad de gestación evolutiva a esa edad es menor del 1% y existe un altísimo porcentaje de abortos en caso de conseguir el embarazo.

“Es especialmente aconsejable para pacientes que han superado terapias oncológicas pero que no han congelado sus óvulos con antelación, ya que debido a los efectos secundarios de esos tratamientos la reserva ovárica de la mujer se ha visto dañada o anulada. También está indicada para pacientes con abortos de repetición –en los que se tiende a observar alteraciones cromosómicas de los embriones–, así como para mujeres en menopausia o pacientes portadoras de alguna alteración genética o cromosómica, y que deben recurrir a a la ovodonación para evitar su transmisión a la descendencia. Esta técnica de reproducción asistida es la que cuenta actualmente con la mayor tasa de éxito en estos casos, con un porcentaje que ronda entre el 70 y 80 por ciento.

Vitrificar óvulos, un recurso para gestar después de los 40

BILBAO – La dificultad que entraña, en muchos casos, obtener un embarazo a partir de los 35-40 años, y culminarlo con un buen final, requiere que la mujer ponga todo de su parte en lo que a cuidar su relación cuerpo-mente. Es muy importante prepararse para la concepción siguiendo unas pautas básicas como tener una alimentación sana y equilibrada, un peso adecuado y hacer ejercicio moderado, además de alejarse del alcohol y el tabaco.

“Vemos a diario que las fumadoras tienen una carga ovárica mucho más deteriorada que las no fumadoras porque el tabaco es directamente tóxico para los óvulos”, señala Flavia Rodríguez, ginecóloga del Instituto iGin, También es conveniente acudir a un buen ginecólogo experto en reproducción asistida que realice un chequeo general del estado la reserva ovárica. Por lo general, en las revisiones rutinarias de ginecología este aspecto es poco tenido en cuenta y, aunque el resultado sea que “está todo bien”, puede que la calidad y cantidad de los óvulos no sea la adecuada.

Los profesionales de las terapias de reproducción asistida están intentado concienciar a la población para que consideren la vitrificación de óvulos, ya que cada vez más mujeres retrasan su maternidad por culminar sus proyectos profesionales o asegurarse una estabilidad económica o sentimental que no suele lograrse hasta la edad madura, según apuntan muchos informes.

La calidad de los óvulos en una mujer joven y sana es óptima, por lo que para estas mujeres que piensan en ser madres tardías, congelar esos óvulos para el futuro es una gran oportunidad de éxito a posteriori”, señala Rodríguez. “Hoy en día las técnicas de vitrificación garantizan que el estado de esos óvulos se va a mantener en óptimas condiciones cuando se descongelen para su implantación años después, con lo que las posibilidades de embarazo son mucho más altas, con muy buenos resultados de fecundación y de desarrollo embrionario”. – B.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120